miércoles, octubre 18, 2006

Los herederos


El acto menos nocivo de un emperador es nombrar al sucesor; distinguirlo fehacientemente y con mano firme, ungirlo sin ambigüedades, entregarle el anillo para que el resto de aspirantes claudique en sus ambiciones. El Rey ha muerto y Viva el Rey: un remache en caliente. Tal vez ahí rueden algunas cabezas. No es elegante pero es lo menos nocivo, serán pocas y el resto respirará aliviado.
Pero el heredero debe ser señalado por aquel que todavía manda. No hacerlo es negligencia, es descalificar a todos para siempre. Es, tal vez, pretender inmortalizarse en la desgracia porque nadie va a poder reemplazarlo con legitimidad y eso trae líos.
El General nombró como único heredero al pueblo, y todos los delfines se sintieron íntimamente designados. Sólo había que resolver cómo aplastar a los advenedizos, para que los auténticos, los de la primera hora, los legítimos, ni yankees ni marxistas ni nada, en fin, los verdaderos de verdad, pudieran cumplir con el mandato del Líder: cosa complicada.

Diluidos los ideales, atomizados los objetivos, modificada la letra de la Marcha, la prioridad pasa por acomodarse a las piñas para salir en la foto; unificados en nada, amontonados por interés, apoyados por oligarcas y/o también por revolú a la marchanta, todos se declaran herederos, únicos herederos; demócratas si hay garantía de triunfo, opositores con tendencia al saqueo, respetuosos de las ideas propias; fieles, creyentes, apóstoles, mesiánicos, fanáticos. Místicos pero iconoclastas: ni ante el féretro del General dejaron de amasijarse.
Difíciles de manejar para un cadáver sin manos.

Se comenta por ahí que el traslado y deificación de los restos obedece al terror al Síndrome de Marta Holgado: imaginate los resultados si a cada uno de los que se declaran herederos le hicieran el ADN...

10 comentarios:

Fer dijo...

Un día estaba el Viejo parado en el balcón, con el pueblo en la plaza y sus congéneres a su alrededor. Miró a los suyos y les dijo:
- Aprendan.
Salió al balcón y gritó: mi único heredero es el pueblo. Y el pueblo eufórico gritó enardecido.
- ¿Ven? Eso es lo que el pueblo espera. Si supiera el pueblo cual es la herencia...

Luego entró a la Rosada y estiró la pata, y el pueblo la heredó a la inútil de su ex-esposa y de regalo, al Brujo.

Gracias, @#$%&!!!

Sergio dijo...

Gracias, Fer, muy didáctico. En breve explicaremos los alcances históricos del vocablo "imberbes"...

Lulet dijo...

Mhmhmhhm.... no opino.

Sergio dijo...

Lulet: mmmh...bueno

Ana dijo...

Dice mi padre:
"A los hijos no hay que darles todos los gustos. hay que obligarlos a que aprendar a defenderse, a que se hagan respetar, a que sepan como hacerse grandes y honestos. Si les das todo en bandeja cuando vos no estés los van a pasar por arriba"

(Cualquier similitud con la realidad es una pena)

laura b dijo...

El otro día no sabía cómo explicarles lo que estaba pasando en San Vicente a mis hijas, Catalina (12 años) y a María (14).
Les voy a leer la explicación de Fer. Tá buena y concisa. Uh, no! Voy a tener que explicarles quién era su ex, y El Brujo... Mejor les leo tu post. A ver qué entienden. Espero que no me pregunten quién es Marta Holgado!
No, creo que voy a esperar a que se olviden. Es más. Ya se deben haber olvidado. Qué poca conciencia cívica estas pobres criaturas! ¿Será mejor así?... Es todo demasiado surrealista...
bacci

NEOFROZEN dijo...

Eso de que los padres tienen la culpa de todo, hablando de psicología de barrio, parece corresponder en estos casos. Siempre necesitamos un padre: Rosas, Dios, La Nación, Perón...EL Presidente... el tema es que nos obsesionamos y caemos en la necrofilia porque no podemos superar que Papá ha muerto y que tenemos que seguir con nuestras vidas...y entonces, cual Juana la Loca con su difunto Felipe el Hermoso, nos movemos llevando el cuerpo de nuestros padres a nuestras espaldas, y la carga se está poniendo cada vez más pesada...

Sergio dijo...

NEOFROZEN: Y a veces es más complicado todavía. Cual Norman Bates, no sólo cargamos los cadáveres sino que de a ratos creeemos que somos los finuchos.

La luna dijo...

leyendo esto, recordé mi cara de asombro por los sucesos de san vicente. no soy de acá y prefiero el silencio, por respeto, pero a la verdad me quedé muda, esta vez del asombro.
igual, me reí mucho con pagina 12 el domingo y su "yo me pregunto", http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/4-2006-11-27.html
buenas noches.

Sergio dijo...

LA LUNA: Los visitantes que se toman el trabajo de comentar en posts anteriores tienen atención V.I.P. en este blog. Porque uno puede recorrerlo (algo le habrá gustado) pero dejar una nueva marca en ellos es revivirlos. Te contesté el último mail.
Saludos.