martes, diciembre 29, 2009

Un tipo organizado

Me llega mail de mi compañera Karina con las fotos del excelente día que pasamos con la empresa en una quinta de Escobar. Muy lindas las fotos, y muy lindos los comentarios de Karina en cada una.
Muchas gracias, Kary.




En ésta decía: "Karina con Sergio, el único ridículo que
se disfrazó de jugador mientras todo el resto jugó descalzo y en cueros..."

lunes, diciembre 28, 2009

¡A ver si nos encamamos antes de fin año, eh!

La ansiedad por juntarse antes de que termine el año abarca todo tipo de relaciones, incluso las puramente sexuales.
Sobre el particular me baso exclusivamente en lo que me informa mi amigo Emilio Ganin, testimonio que merece mi absoluta confianza, proveniente de un hombre sin compromiso formal alguno y con envidiable éxito entre las lindas, que yo por supuesto no le envidio ni un cachito.

Dice Emilio que es notable como (al igual que se suceden los reclamos de reunión por parte de amigos, compañeros de trabajo y de fútbol, conocidos circunstanciales y hasta absolutos desconocidos tipo Facebook) a las chicas les agarra como una urgencia por un último encuentro antes del 31 de diciembre.

- Parece como que quisieran dejar una señal fuerte- opina Emilio -, una marca indeleble como para que no te olvides de ellas con el cambio de año.
- A mí me suena más a ritual propiciatorio – arriesgo yo, total no me cuesta nada -. Es como una especie de agradecimiento a la Pachamama por todo lo recibido, y al mismo tiempo un sacrificio para la próxima cosecha.
- ¿Sacrificio?
- Obviamente. Incluso creo que ni tienen ganas de verte, con este calor…

Intercambiamos opiniones diversas sin ponernos de acuerdo. Emilio se inclina más por el natural sentido fatalista de las mujeres, que las hace pensar que cada fin de año es el fin del mundo y además se lo confirman las runas mayas y el horóscopo del marisco.
Yo aporto mi granito de arena llevando la cuestión hacia la eterna competencia femenina:

- Ellas saben que no tienen exclusividad, porque a algunas se los aclarás y otras lo intuyen. Es lógico que supongan que la última del año será la más recordada, la que zafe de la Promoción, la que tendrá más posibilidades en el próximo Clausura.
- ¿Qué Clausura? No es un campeonato…
- Para ellas sí. Y peor que eso: es la guerra directamente. Vas a ver que te dejan todo marcado, son capaces de morderte con premeditación y alevosía en los lugares más recónditos. Yo que vos no iría a ninguna de esas citas.

No nos ponemos de acuerdo. En parte porque cada tanto tenemos que interrumpir la charla porque a Emilio lo llama alguna amiga, y tiene que verificar días y horarios. Yo hago gestos de que está loco, de que va a arruinarse la vida si sigue así.

A mí me llama el Tano Poli para ver si nos vemos antes de fin de año, eh.
Y así de paso le devuelvo una guita que me prestó hace un tiempito.

- Es así, Emilito. Nunca hay buenas intenciones en las juntadas de fin de año, creéme.
- Puede ser. Pero son tan lindas, ¿no?

Y en eso sí coincidimos.

domingo, diciembre 20, 2009

Carl Sagan, in memoriam

"Somos el medio para que el Cosmos se conozca a sí mismo"

Carl Sagan fue un astrónomo brillante, un gran divulgador científico y un humanista consumado.
Fue pionero en campos como la exobiología y promotor del proyecto SETI (Búsqueda de inteligencia extraterrestre). Muchos crecimos viendo la serie de televisión Cosmos: Un viaje personal, presentada por él mismo y escrita junto con su tercera y última esposa, la científica Ann Druyan.

Escuchando a Ann, uno entiende por qué Cosmos (y Carl), además del rigor científico, tenían tanta dulzura:




"Deseamos perseguir la verdad, sea cual sea. Para hallarla, necesitamos imaginación y escepticismo. No tememos conjeturar, pero tendremos cuidado de diferenciar entre especulación y hechos"

Sagan se consideraba agnóstico. También era un conocido escéptico con un fuerte posicionamiento en contra de las pseudociencias y las religiones en general.

"El mundo es tan exquisito, con tanto amor, que no hay razón para engañarnos con historias para las cuales hay bien pocas evidencias. Es mucho mejor, me parece a mí, que en nuestra vulnerabilidad, miremos a la Muerte a la cara y seamos agradecidos cada día por la breve pero magnífica oportunidad que la Vida nos ofrece".


"Tenemos el Cosmos dentro: fuimos hechos con estrellas."


Carl Sagan (9 de Noviembre de 1934, 20 de Diciembre de 1996)




viernes, diciembre 18, 2009

Las investigaciones del Profesor Ramírez


Otro interesante artículo del investigador entrerriano, distinguido por la RAE como "un peligroso gilipollas sin nada mejor en lo que entretenerse, y además recontra maricón”.

Civilidad y juegos infantiles
Por el Prof. Ramírez

La tarea de imponer límites en los niños y de formarles idea de autoridad institucional es un tema mal encarado y con metodología que atrasa. Sobre todo porque los pibes vienen con reflejos adaptados genéticamente para la Play III, rápidos para entender lo dicho y para inferir lo sugerido.

Antes les íbamos carcomiendo el cerebro desde los primeros juegos, y nos funcionaba bastante bien.
Un ejemplo precioso es el “¿Dónde tá? Acatááá”. Una verdadera joya subliminal, que mediante la repetición del “acatá” y la repentina aparición del rostro del adulto debía generar en el lactante las siguientes premisas: “Acatá, obedecé, porque siempre hay un botón escondido atrás de un repasador mugriento, o un cartel de la ruta. Aunque no la veamos, la cana siempre está, como el Sol (el Operativo Sol, ¿entendés, pendejo?)”.

«El problema del "acatá"», dice Mario Sokolinksy en un famoso tratado, «, con el adulto apareciendo y desapareciendo, es la evidente intermitencia de la autoridad, que crea en el niño una sensación doble de abandono y falta de control esporádicos, instantes que aprovechará de grande para pasar un semáforo en rojo o violar una anciana»

Brillante y aleccionador, como todo lo de Mario, como lo de la pitina.

Otro ejemplo de juego con instrucción cívica implícita en el lenguaje es: “Juguemos en el bosque mientras el lobo no está, ¿lo votás?”
A lo que el candidato a intendente, representado en la figura del lobo, responderá cosas como “Me estoy poniendo los pantalones porque recién se va mi secretaria” o algo por el estilo.

«Acá tengo otra cosa interesante», dice Sokolinsky acomodándose la pitina. «A nuestros abuelos les funcionó bastante bien para generar conciencia con el voto, que en esa época no era algo muy aceptado, era más bien una obligación pesada . Los homónimos ‘¿Lobo tás? - ¿Lo votás?’ despertaron conciencia cívica e inculcaron la idea de tratar de elegir lo mejor posible, porque a la final el lobo siempre va a querer morfarte, ¿o no?»

Como sea, hoy resulta bastante evidente que el empleo de voces deformadas no sólo no educa socialmente a los niños, sino que después los hace escribir como el orto (y votar peor). Seamos claros con los pequeños, expliquémosles que deben obedecer porque si no vamos a golpearlos salvajemente, no recurramos a mensajes subliminales ni a homónimos oscuros, porque eso no sirve y después los mensaje de texto los entiende Magoya.

Lo que sí es probadamente efectivo y se los recomiendo a todas es “mamá me da la teta, papá no me da nada”: tengo amigas que han ganado juicios por alimentos gracias a la declaración de pendejitos bien enseñados.

Mucha tortita de manteca para todas ustedes, mucho chonguito de Calzada para mí, que tengan un finde super.





Gracias a LULET, que me dio la idea.

jueves, diciembre 17, 2009

Como turco en la neblina




Che, disculpen.
Algo en mí se resiste a entender cómo funciona Facebook.
Creo que invité 74 veces a los mismos, insulté cariñosamente a algunos creyendo que eran otros, respondí donde no había que hacerlo, ofrecí sexo a cambio de dinero o quizás al revés, temí conspiraciones de la CIA para sacarme información, tuve diálogos increíbles en una especie de messenger chiquitito que no sé si es en tiempo real o me contesta una maquinita pre-programada, así que por las dudas me enojé.

Hace 2 horas que empecé con ésto y ya temo por las demandas judiciales.
Disculpen, no sean jodidos.

lunes, diciembre 14, 2009

No dejemos que los niños vayan

Dejad que los niños vengan a mí (Mateo, 19:14)



Este es el último artículo acerca de Dioses y Creencias, al menos por este año.

El tema me ha absorbido, y me ha agotado. Me ha provocado demasiadas indignaciones y me ha quitado tiempo para escribir sobre otras cosas que ya me están reclamando.
No obstante, ha sido un tiempo provechoso: he aprendido cosas que no sabía y he confirmado otras que sabía a medias.

Una de las cosas que más he profundizado es el rechazo visceral que me provoca el adoctrinamiento de chicos muy jóvenes.
Y la palabra es absolutamente justa: no hablo de enseñanzas, no hablo de "mostrar opciones", no hablo de transmitir tradiciones: hablo de duro y estudiado y podrido adoctrinamiento.

Cualquiera que se dedique un par de horas por día puede recorrer el mismo camino que yo he recorrido. Les recomiendo no quedarse sólo con los artículos escritos, porque los videos son crudamente elocuentes. Y no se queden (si alguno quiere intentarlo) tampoco con los videos solos: lean todos los comentarios que puedan, intenten abrir un debate respetuoso y racional, imaginen que están dialogando con gente del siglo XXI.
Los correrán (debo advertirles) a furiosos cascotazos, les vomitarán insultos, los amenazarán de la peor manera.

Y cuando desistan (al menos por un tiempo, claro), y se conformen con escribir solitariamente en su blog de pacotilla, a lo mejor les quedará, como a mí, la determinación irrenunciable de que hay que hacer algo para cuidar mejor a nuestros chicos.

Yo no tengo hijos, hablo desde la ignorancia más profunda como padre, pero también desde el deseo más genuino de ofrecerle a las generaciones que van a sucedernos un futuro menos tenebroso, menos lleno de nuestras propias mierdas, menos hipócrita, menos cagón, más tolerante, más valiente para hacerse cargo del mundo, para mejorarlo sin querer reventar a nadie.

En el fondo, ningún dios es puramente Amor: los dioses tienen que mostrarse poderosos, más fuertes que los otros dioses, capaces de aniquilar a los enemigos. La gente no quiere dioses blandos, quiere dioses que los venguen porque el mundo ha sido cruel con ellos, adoran dioses que les prometan ese poder. El Amor vendría después, parece, si todavía queda alguno vivo.

Allá ellos.
Veremos cómo nos las arreglamos para entendernos con ellos.

Sin embargo, algo tiene que poder hacerse con respecto a los chicos. Algún organismo medianamente coherente debería estar revisando el tema, de alguna forma los estados deberían velar por la seguridad mental de los chicos. Debería prohibirse (y lo digo muy en serio) que los menores sean iniciados en prácticas alienantes, en juramentos sagrados que no pueden de ninguna manera entender.

En los siguientes documentos verán adoctrinamiento, niños histéricos, adultos dementes, mezcla de libros a ver cuál es más Sagrado; verán al nuevo Jesucristo boricua, y por último a un niñito agradeciéndole por haberle "lavado el cerebro".

Ni siquiera se preocuparon por editar el fallido.

Campamento de Jesús - Mr. President - Una Nación bajo Dios - "Me dan asco"


"Jesucristo soy Yo " - Subiendo la apuesta de la Fé...hasta alturas increíbles


"Papi, gracias por lavarme el cerebro"

viernes, diciembre 11, 2009

Feliz Solsticio

Video: "Zeitgeist"


El Concilio de Nicea I
:

Navidad proviene de la palabra latina nativitas (natividad) que significa nacimiento y se refiere particularmente al nacimiento de Cristo que es celebrado cada 25 de Diciembre , sin embargo, en ninguna parte de la Biblia se menciona la fecha exacta del nacimiento de Jesús. La fiesta de Navidad fue instaurada 300 años después de su muerte. El emperador Constantino con el fin de unificar su gobierno, hizo del cristianismo la religión oficial de Roma, después de haber sido perseguido por el Imperio durante mucho tiempo.

El primer Concilio ecuménico se celebró en el año 325 en Nicea (actualmente Iznik), ciudad de Asia Menor en Turquía y fue convocado por el Emperador Constantino I el Grande.

El emperador Constantino I (306 - 337) era un seguidor fiel de las tradiciones paganas (al dios Sol).

miércoles, diciembre 09, 2009

La imaginación al no poder


Sinceramente, yo me imaginaba una historia mucho más truculenta, mucho más retorcida que otro accidente, que otra "investigación" policial mal hecha, que rumores de prensa malintencionados y amarillistas. No se me habían cruzado los extraterrestres todavía, pero si la mejor del mundo seguía sin tener ni una pista, en cualquier momento iba a pensar en abducciones o hasta en intervenciones demoníacas.

A lo mejor hay que agradecerle eso a las fuerzas de seguridad, que nos den la posibilidad de imaginar cualquier cosa...
¿Cómo vas a suponer que pueden tardar 23 días en encontrar un auto a 10 metros de la ruta?

martes, diciembre 08, 2009

Nuevos aportes de la ciencia coránica

Este señor dice que la Tierra es plana, y explica cómo lo sabe:



Ahora...¿era necesario ir al espacio y sacarle una foto para saber que la Tierra es redonda, como dice el (supuestamente) "científico" de los dos personajes del video anterior? ¿Hay que traerles fotos espaciales a los que se basan en los libros sagrados (para que igual sigan igual)?

La respuesta es: ¿Me estás jodiendo?

Eratóstenes especuló que la Tierra era redonda hace 2.200 años, e hizo un cálculo muy aproximado de la circunferencia terrestre. Muchos navegantes posteriores fueron comprobando lo que decía Eratóstenes. Y, como dice Sagan en el próximo video, solamente contaba con varas, ojos, pies y cerebro.

Y el deseo de experimentar, claro.



Después, pasaron más de 1.500 años para que redescubriéramos lo que Eratóstenes ya sabía...aunque el señor del primer video todo eso se lo pasa por el Sagrado Ojete.

domingo, diciembre 06, 2009

Nuevas unidades de tiempo


Escribir un post demanda algo así como 2 cigarrillos, con el intervalo necesario entre ambos, que puede ser de 1 café y medio a 2 cafés.
Para mayor detalle: 1 cigarrillo es igual a 5 cuadras, y 1 cuadra es igual 2 mensajes de texto. Cada mensaje de texto insume casi lo mismo que una puteada larga, variando de acuerdo a la cantidad de veces que se escriba “boludo” en el mensaje.
Un “boludo” es como la menor unidad de tiempo.
Y hay posts que están escritos en boludo y medio pero, lógicamente, no son muy buenos.

miércoles, diciembre 02, 2009

Dos inmaduros


Alejandro Rozitchner posteó hoy en su blog acerca del matrimonio gay, usando como imagen la de aquí arriba.

Yo hice primero mi comentario serio, y después le mandé este mail:
Disculpe, Profesor, no lo puedo comentar en el blog, pero la foto que puso me hace pensar en las posibles publicidades:

"Roberto, ¿no te comerías un Puto?"

"MMM...a esta hora nada mejor que un Puto!"

"Puto: probás uno y no podés parar"

"Puto con leche, una combinación maravillosa"

Etcétera.

Abrazo!
SM

La respuesta de Alejandro fue:
"Sí, POR FAVOR postealo que yo lo sigo!"

Estos putos de hoy me parece que me cayeron mal, ¿sabés? Hay que tener cuidado con los putos, son ricos pero te hacen mal...

Lo dicho: dos inmaduros.

lunes, noviembre 30, 2009

Nueva encuesta sobre drogas

Ya sé que la encuesta sobre el matrimonio gay todavía no terminó, pero estoy re ansioso y me quedé sin Rivotril.

En esta ocasión está habilitado elegir varias opciones (y sentirse un ser despreciable).

Descuento la honestidad, y no hago más descuentos.

Post viejo relacionado: DROGAS

2.010, el año que hicimos contacto

Se termina Noviembre y merece una pequeña reflexión ya con vistas al año que viene.
Noviembre fue un mes muy fecundo, largamente el mes con más posts de la historia de este blog.

Hubo menos ficción y más realidad, es cierto.
Hubo muchas cosas cortitas, aparecieron las encuestas, hubo más videos, hubo hasta fotos de mi oficina en plena mudanza. Es cierto.

Es cierto también que, si bien no hubo intención explícita de cambiar nada acá, me pasó de recorrer muchos blogs y aburrirme por no entender de movida de qué iba la cosa, a veces porque para saberlo hubiera tenido que leer extensísimos posts sobre un tema que tal vez no me interesara demasiado. No digo que esté bien ni que esté mal, pero me pasó eso e inexorablemente debo haber querido que acá pudiera saberse en 2 posts cortos lo que podía esperarse del lugar y del que escribe.

En noviembre, un poco gracias a todo lo mencionado, surgió un formato más personal, menos elaborado tal vez, pero más dinámico, siempre medio laboratorio pero procurando que no sea caótico. Algunos hechos hicieron que me volviera el amor profundo por la ciencia, por ejemplo, y que se hiciera más evidente mi curiosidad gatuna por saber qué piensa la gente sobre todos los temas, sobre cualquier tema.
Sobre todo eso: que no hubiera ningún tema prohibido de antemano.

Diciembre casi no importa, es el último escalón para terminar un ciclo, esto seguramente seguirá más o menos igual, pero ya le tengo cariño al año que viene.

Por varias razones, me gustó mucho titular este post con el nombre de esa novela de Arthur Clarke. Y recuerdo que en el prólogo de "2.001, una odisea espacial", Clarke decía algo así:
"Pero recuerden que esto es una obra de ficción. La realidad, como siempre, será mucho más extraordinaria".

Nos vemos en 2.010, y dentro de un rato también.

sábado, noviembre 28, 2009

Más razones para creer en la evolución

Reunión Obloguera


Los chicos de Oblogo gentilmente me invitaron a la fiesta que hacen el jueves 10 de diciembre a las 18 horas en el Auditorio del Banco Hipotecario, en Reconquista 151.
Paso el dato e invito a todos los que les interese ir: el lunes abren la registración en su página.

Dice el mail:
Te escribimos para invitarte a la fiesta obloguera de fin de año en la que se realizará la entrega de los Premios Oblogo-Hipotecario. No te pierdas esta oportunidad de encontrarte con blogueros, escritores y artistas gráficos y de escuchar a tus obloggers favoritos. Tendremos también varias sorpresas.
La fiesta tendrá lugar el Jueves 10 de diciembre a las 18 horas en el centro de Buenos Aires. La entrada es gratuita, con registración previa. Las localidades son limitadas.

En este momento estamos enviando esta invitación a los bloggers que colaboraron con Oblogo. El lunes, la URL de registración será publicada en la revista y seguramente las localidades se agotarán rápidamente.

viernes, noviembre 27, 2009

Sólo para hombres

Pueden empezar a ver el video directamente en el minuto y cincuenta.
¿La tenían a Ariana Arcu, cellista rumana según me acabo de informar?
Me juego a que hasta cocina como los dioses...

Que empiecen bien el fin de semana.

Las chicas también, claro.






Lo que pasa cuando tocás con mujeres hermosas:

2:18 El bretel izquierdo de Ariana




















2:20 "Oh, me pareció ver un lindo hombrito..."





















2:33 "¡Es cierto, es cierto! Que sigan tocando los muchacho..."

jueves, noviembre 26, 2009

miércoles, noviembre 25, 2009

¿Cuál es la onda?


¿Che, cuál es la onda? ¿Por qué no hacen más grande el agujerito de la aguja? ¿Están arreglados con los oculistas, forros???

sábado, noviembre 21, 2009

Voto con mucho miedo

Cuando yo era muy chiquito mi tío Mario me regaló “La hora del vampiro”, y me cagó la vida.
Stephen King y mi tío Mario me cagaron la vida.

Hasta ese momento yo no sabía casi nada sobre vampiros, apenas lo elemental que ponen todas las películas. Tampoco sabía nada de Stephen King y del poder hipnótico de esa novela macabra (entre paréntesis, nunca más leí algo tan bueno de King.
Por suerte: de lo contrario tendría más monstruos persiguiéndome en las noches de lluvia)

Yo no sabía casi nada, pero después de esa novela ya sabía casi todo sobre el tema. Ya sabía que el vampiro sería para siempre mi monstruo personal.

Ya sabía, por ejemplo, que a un vampiro hay que invitarlo a entrar, que no puede hacerlo sin permiso y que a veces necesita varias visitas, de manera que uno se convierte de alguna manera en cómplice, que hay una especie de síndrome de Estocolmo infernal.

Ya sabía que no alcanza con clavarles una estaca de fresno en el corazón, que hay que cortarles la cabeza, llenarles la boca de ajo y arrojar el cuerpo a un cauce de agua profunda.
Ya sabía (y me esforcé por memorizar todo hasta el día de hoy) que a falta de cruz pueden servir las rosas silvestres, o un perro con determinadas marcas en la cabeza.

Ya sabía, en definitiva, que el vampiro es el monstruo perfecto, un monstruo que no mata sino que contagia, que te vuelve un monstruo igual que él. Un monstruo al que no es posible matar limpiamente y a la distancia, con una bala de plata o con fuego: eliminar a un vampiro exige mancharse con sangre.

Acabar con un vampiro exige tocar su piel helada, martillarle en el pecho una larga estaca, hundírsela en medio de un estallido de sangre hedionda y roja, ver cómo se retuerce (y los gritos, esos gritos...) hasta que la sangre se vuelva negra y señale que se ha alcanzado, por fin, el maldito corazón.

Pero para llegar a esto (como muy bien me lo explicó King) primero habrá que encontrarlo, primero habrá que recorrer un tortuoso camino hasta el ataúd de la sanguijuela.

Antes de poder matarlo habremos tenido un penoso camino desde el primer ataque del monstruo: habremos tenido que decidirnos a emprender la búsqueda, habremos tenido que enterarnos de los seres queridos que no sólo han caído sino que ahora forman parte del enemigo; habremos tenido que desconfiar unos de otros cuando el sol se ponía, locos del terror de percibir unos colmillos demasiado agudos en los rostros queridos; habremos tenido que evaluar si seremos capaces de matar ritualmente a un ser amado sin perder la razón.

Todo ese camino tendremos, para recién después enfrentarnos a la piel helada del monstruo mayor.
En algún momento, seguramente, también habremos considerado si no era preferible invitarlo a entrar y sumirse en el olvido rojo y definitivo.

Stephen King y mi tío Mario me regalaron hace mucho mi monstruo personal para toda la vida.
Hay regalos y regalos, es un hecho.

viernes, noviembre 20, 2009

Villalonga roba pero hace

El mail empieza así:
"Hola Sergio,
Te escribo para darte una noticia excelente. Luego de más de 35 años trabajando contra la matanza de ballenas estamos a punto de conseguir uno de los mayores logros: que el gobierno japonés termine con la cacería."


Y el video termina agradeciéndonos a nosotros.

Están en pedo.
Gracias a ustedes, locos de mierda de Greenpeace!



jueves, noviembre 19, 2009

Miedos Irracionales


La nueva encuesta se refiere a miedos "irracionales", que no tienen una razón fundada pero que hacen que nos comportemos de forma un tanto irracional.

Ejemplo: cualquiera tendría miedo de un león salvaje, pero no es racional que se te frunza si te nombran un león o si lo ves en una jaula.

Otro ejemplo: la muerte de alguien querido mete miedo, es lógico. Pero no es lógico que no puedas ni considerarlo, o que no dejes salir a tus hijos de casa por las dudas o que te angusties hasta la desesperación pensando en la futura muerte de la nona que tiene 115 y además está fenómena.

A esos miedos se refiere la encuesta, y he procurado ser amplio: incluí los enanos, por ejemplo, porque conozco a alguien con miedo patológico a ellos. Suena raro, pero somos raros.


Resultados de la encuesta anterior

Clic en la imagen para agrandar

Pareciera que la mayoría (31 %) estima que no hay ningún inconveniente en la amistad entre gente de distinto sexo. No opone ningún reparo, no necesita ninguna condición.
Pero la realidad es que el otro 70 % estima lo contrario.
Expongo unas pocas y personales conclusiones, y por supuesto estaré completamente equivocado.


Límites, 26 %
El primer grupo de semi-descreídos lo forman personas que a su vez confían en los límites: en un caso consideran que debe ponerlos la mujer y en el otro ambos.
Nadie (pero nadie) supone que el hombre por su sola cuenta tiene que o sabe cómo poner algún límite.
Estaba la opción del hombre, pero en el gráfico no puse ninguna que no hubiera tenidos votos, aunque podemos sacar conclusiones de eso también.
Que nadie espere que los hombres pongamos límites (o los conozcamos) habla muy mal de nosotros, muchachos, pero nos saca un peso enorme de encima, ¿o no?

Gente que se muere por transar con un amigo/a, 10%
Son los que se escudaron en "Sí, jiji...pero tal vez lleve a algo más...jijijí".
Es gente que tiene clarísimo que le entraría al compañero del alma como los marines a Irán, pero "fueron llevados", "la amistad los llevó a algo más", ellos nunca estuvieron 2 horas pensando qué ropa se iban a poner para encontrarse con el "amigo".

Gente que ya se transó a varios amigos
Es el 10% que votó que solamente puede si el amigo es más feo que Baby Etchecopar haciendo gárgaras en camiseta. Por lo menos son honestos.

Gente que sabe qué cosa es un hombre y qué cosa es una mujer
Somos los que votamos "No como con alguien del mismo sexo", apenas un 7 % .
Coincidimos con varias de las opciones que ponen objeciones, pero no buscamos excusas: no es la misma amistad y listo. Con los amigos nos emborrachamos y lloramos; con las "amigas" nos emborrachamos para que se olviden de ponernos el famoso límite.
Y a otra cosa.

Gente que se conforma con poco
Incluyo a "con un poquito de franela" y "después me toco", en conjunto un 10 % asesino de la ilusión de amistad verdadera del 31 % de bienpensantes: este 10 % es el peor, nunca aclarará sus verdaderas intenciones, nunca se retirará, siempre declarará ser "muy afectuoso" para seguir abrazando, dando besos, pellizcando un muslito cariñosamente.
Y ni siquiera será posible darles una piña, porque nunca intentará algo verdaderamente definitivo.

Gente que separa muy bien las cosas
El grupo de los que pueden ser amigos después de coger me genera dos posibilidades: o es gente muy superada o es gente que realmente se quería como amigos y alguna vez (o algunas veces) la mujer se olvidó de poner los límites y después recapacitó.
Debe haber otras posibilidades pero ahora se me escapan.
(Tengo que encontrarlas pronto porque suena interesante)

Mujeres que tuvieron sexo con algún amigo
Son las que opinaron de plano "NO, de ninguna manera".
Apuesto a que vino de parte de mujeres, porque los hombres hubiéramos elegido cualquier otra opción, ¿por qué "NO, de ninguna manera"?.
Si total nosotros no tenemos que poner ningún límite...

Hasta aquí mis conclusiones.
Los escucho atentamente.

Nota: las encuestas cerradas están al final de la barra lateral.

miércoles, noviembre 18, 2009

Mi oficina nueva

Desde ayer tengo la oficina ideal de cualquier analista de sistemas: alejada del resto de los departamentos, con balcón, con piso de parquet, con cuadros de Monet, con un puma y un pecarí.








martes, noviembre 17, 2009

Con el cuero asombrado

Un amigo me contó el sábado que Ernesto Tenembaum propone que la gente llame a su programa y cuente qué tema le voló la cabeza, le cambió algo, lo hizo en cierta forma ser lo que es hoy. Me contó que Spinetta dijo que fue "Zamba para no morir" cantada por Mercedes Sosa.
Uno imagina a priori que el Flaco podría haber dicho otra cosa, cientos de otras cosas.
Sin embargo, escuchando el tema con esa data, casi que se lo puede imaginar escrito (y cantado) por el genial Spinetta.
O que puede entender mejor qué barro fue el de "Barro tal vez".

Una nota:
Siempre me encantó y me intrigó la frase "con el cuero asombrado". Podía ser el cuero como sinónimo de piel, de uno mismo asombrado, podía referirse al cuero del bombo, podía no ser nada de eso, un acierto poético y nada más.
Ahora encontré por ahí que cuero asombrado es una referencia a la piel oscura, ensombrecida.
Como sea, me encanta esa frase, me deja el cuero erizado de asombro.




Que siga el Pato

Estaba pensando si no habría que poner a Javier García en lugar del Pato Abbondanzieri, y me acordé de aquella nota de La Nación, y me acordé de Fontanarrosa.
Y decidí que mejor no.




Los nombres, de Roberto Fontanarrosa

Porque también la cosa está en los nombres, en cómo suenen, en las palabras, pero más, más en los nombres porque se puede estar transmitiendo agarrado al micrófono con las dos manos, casi pegado el fierro a la boca, y la camisa abierta, transpirada y abierta, los auriculares ciñendo las orejas y las sienes como un dolor de cabeza y ahí valen los nombres, tienen que venir de abajo, carraspeados, desde el fondo mismo del esternón, tienen que llegar como un jadeo, lastimarte, tienen que ser llenos, digamos macizos, nutridos, eso, nutridos. Tienen que llenar la boca, atragantarla, que se los pueda masticar, escupir, como pueda ser digamos Marrapodi , viejo, Marrapodi, ¡volóoo Marrapodi y echó al córner!, Marrapodi llena la garganta, sube, se puede arrastrar, no queda encía, muela, paladar sin Marrapodi, para deletrear casi con asco, con afonía. No. Marrapodi además volaba y se quedaba colgado en el aire con la pelota suya como un dirigible, remata, ¡vuela Marrapodi y atrapa! Roque Marrapodi, para colmo, nombre para reventarse las venas del cuello y que lloren los ojos por un solazo bárbaro de domingo a la tarde, lleno de gente porque entra Borello o quien sea y ¡tiraaa! y allá sale disparado Marra como un lanzazo, la boca abierta, más abierta, los ojos casi en blanco, el pelo exagerado en el aire, un pie aquí, el otro allá, un manchón verde, uno gris, ese golpe en la punta de los dedos como quien puede manotear un pájaro, una gaviota, caer hecho un manojo en el aire, los bigotes misturados de césped, el olor, relojear por bajo el brazo y la ingle dónde fue a parar esa bola y gritar sintiendo la garganta afiebrada de flema volóooo Marrapodi, medio arrastrando entre los dientes y la lengua la doble erre porque ya el flaco con el fulbo bajo el brazo va a buscar la gorra que quedó en el otro palo.

O quizás Carrizo, pero menos, no tiene tanta fuerza decir Carrizo, tal vez en la zeta está ese olor a naranja, a cigarrillo, pero por ejemplo Camaratta, otro, Camaratta, vamos viejo, Camaratta viene el centrooo... y son tenazas las manos de Camaratta, ¡dos garfios Camaratta!, cómo no va a tener tenazas Camaratta aunque no se debía tirar, a Camaratta le debían reventar pelotazos en el pecho desde medio metro y el ruido se debía escuchar hasta en la otra cuadra y viene el rebote, entró Pontoni, tiróoo, sacó Camaratta, de nuevo un balinazo en el tórax inmenso de Camaratta con el pelo mojado sobre la frente y una lluvia de sudor desprendida de su nariz y el sudor en los ojos, ¡cómo le debía picar! y se quedaría tirado tras el tercer rebote en el suelo como un cachalote con la media derecha caída , sangrante y terrosa la rodilla, porque Camaratta siempre debía jugar en cancha de Atlanta donde es pura tierra y cada entrevero era una polvareda tremenda, donde catorce hinchas se morían de calor y odio y miles pero miles de argentinos escuchaban succionados por la radio la voz porteña del balompié, pasión de multitudes, ¡Ca-ma-ra-tta!, salvó su arco de segura caída, Camaratta carajo, no Blazina por ejemplo porque Blazina es como decir felino o colina, algo plástico, estético, Mirko volaba en treintaitrés revoluciones, ahora un brazo, después el otro, flexionar la rodilla, una gambeta blanca blanca pero todo en cámara lenta, muda, como un vacío que se hubiera chupado el rugido de la tribuna, sólo Blazina planeando, en blanco y negro para colmo, que eso no es para hinchas, es para artes visuales. No, no se puede transmitir sin esos nombres, ojalá estuviera Marrapodi, o Camaratta , o Macarrata, o Camarrodi, Macarrata, ¡se tiiira Macarratta! ¡Voló!, el micrófono hecho un puñal, un puñetazo sudoroso, ¿cómo puede haber un arquero García por ejemplo, García, qué se va a decir, volóoo garcía?, si queda en la boca esa sensación desierta y adormecida de cuando uno come pastillas de menta, volóoo García, qué mierda va a volar ese boludo. Que se quede parado para eso.


lunes, noviembre 16, 2009

Richard Dawkins - Comentarios

No sé qué pasa con las etiquetas y comentarios del post anterior, creo que no se pueden ver. Si quieren dejar alguno, por favor háganlo acá.
Muchas Gracias.

Richard Dawkins

“La moralidad se sostiene, no en una deidad ficticia y sus textos, sino en genes altruistas, naturalmente seleccionados en nuestro pasado evolutivo.
Los humanos tienen versiones más sofisticadas de la clase de instintos sociales que vemos en chimpancés y otras criaturas. Realmente no hay ningún 'gran salto'.
Se podría pensar en los chimpancés como D.O.S. y en los humanos como Windows 2000.”

“A los creyentes les gusta afirmar que su dios y sus textos antiguos les otorgan una pista interior para definir qué está bien y qué está mal. Pero es seguramente mucho más moral hacer el bien por uno mismo en lugar de que sea un modo de adular a un dios.
Nuestro verdadero sentido del bien y el mal no tiene nada que ver con la religión.
Pienso que hay bondad y generosidad en la naturaleza humana, y pienso que hay una explicación darwiniana para esto.”

“No hay ningún dios que nos mantenga libres del daño.
Pero el ateísmo no es una receta para la desesperación, yo pienso lo contrario.
Al negar la idea de otra vida, tomaríamos con más entusiasmo ésta.
El aquí y ahora no es algo para ser ‘soportado’ antes de que venga la dicha o la condenación. El aquí y ahora es todo lo que tenemos, una inspiración para aprovecharla al máximo.
Entonces el ateísmo es una afirmación de la vida, en un modo que la religión nunca podría ser.”

“La gente a veces dice ‘debe haber algo más que solamente este mundo, que solamente esta vida’ ¿Pero cuánto más quieren?
Vamos a morir, y eso nos hace afortunados.
La mayoría nunca va a morir, porque nunca van a nacer.
El número de gente que podría estar aquí, en mi lugar, excede en número los granos de arena del Sahara. Si piensa en todos los modos que nuestros genes pudieron permutar, usted y yo somos grotescamente afortunados de estar aquí.”

“Tenemos el privilegio de estar vivos, y deberíamos aprovechar al máximo nuestro tiempo en este mundo”

Noviembre de 2009, mes del 150º aniversario de la publicación de "El origen de las especies".

(Richard Dawkins es un zoólogo británico, teórico evolutivo y escritor de divulgación científica que ocupa la «Cátedra Charles Simonyi de Difusión de la Ciencia» en la Universidad de Oxford)




viernes, noviembre 13, 2009

2.020


La NASA confirmó la existencia de agua en la luna. Parece que volvemos en 2.020 o antes. ¿No les encantan estas cosas?

Amigos son los amigos hombres

Repito este post de marzo porque hace a la encuesta y porque los comentarios de aquel momento también aportan.

Nota: Viéndolo ahora, me doy cuenta de que está atravesado por un condicionante fundamental: está escrito como si alguno de los "amigos" o ambos están en pareja, con lo cual (y tal vez por sobre la cuestión de la amistad) se agrega el componente "infidelidad". Si le saco ese condicionante, a lo mejor escribo otra cosa. Casi seguro.


Yo no sé si es que soy más amplio que la mayoría o si es que de verdad tengo un problema.
Porque a mí desde que era muy chiquito no me cerraba eso de ser amigo de las mujeres. Observen por favor el punto 37 del post anterior:

37. Que no te caiga bien una persona no significa que no te guste tener sexo con ella.
Eso es cierto.

Los hombres no necesitamos crear un marco de mutuas afinidades, ni establecer una comunión espiritual importante, ni siquiera conocer a fondo el estado mental de una mujer para poder sentir atracción física genuina y urgente. Es más, la mina nos puede caer directamente mal, sin que sea un obstáculo insalvable para el tema sexual.
Fácilmente se deduce que con alguien que nos llevemos bien (una amiga, por ejemplo) tendremos aún menos inconvenientes.

Pero se deduce mal, o en serio estoy teniendo un problema.
Los que de entrada supusieron que quiero tener sexo con mis amigas harían mejor en no seguir leyendo y buscar material apropiado en blogs más calenturientos, aunque peor redactados.

El problema a que me refiero es que de un tiempo a esta parte me pasa justamente lo contrario: no me dan ganas de acostarme con mis amigas, ni siquiera con las más recientes (y por ende, menos consolidadas como amigas)
Es difícil de aceptar, pero creo que he cambiado.

A favor de mi imagen machista (?), puedo decir que las desconocidas me siguen calentando como siempre, y que elaboro unas fantasías hermosísimas con las ocasionales compañeras de colectivo. Pero (¡ay!) todo se desmorona cuando pienso que para llegar al coito vamos a tener que conocernos un poco, y que hay una probabilidad grande de que sea una persona interesante (no sé por qué, pero las que me atraen últimamente terminan siendo gente interesante, sobre todo gente), y que antes de poder someterla me habrá distraído del objetivo inicial algún otro aspecto de su personalidad y estaré escuchándola más que mirándola. Llegar desde ahí a tocándola, apretándola, etc., se complica bastante.

Repaso la lista del post anterior, y confirmo que estoy más de acuerdo con que es maravilloso ser hombre que con las supuestas razones. Lo que se expone ahí tiende a marcar lo que nos diferencia de las mujeres, y la maravilla de ser hombre en gran parte radica en que existen las mujeres y en que son muy distintas a nosotros.

Sí, es cierto que hablan mucho por teléfono, que arman valijas enormes para ir a tomar mate a 3 cuadras, que van al baño en grupo, que son de llorar por boludeces…Es igual de cierto que nos alegra el espíritu hasta las lágrimas cuando tardan en arreglarse para nosotros, que si no hicieran las valijas no llegaríamos ni a la primera estación de servicio…Y esas son solamente las cuestiones menores. Tienen un contacto con su parte sensible que nosotros ni soñamos, y no se cansan de darnos generosas lecciones en ese sentido. Son inteligentes y prácticas sin perder de vista la ternura, son increíblemente resistentes sin dejar de ser dulces.Son creativas, están completamente locas.
Son alucinantes.

En este punto cabría volver al inicio y preguntarse: Y entonces, ¿cómo no querer amarlas a todas?
Bueno, sí. Tal vez. Pero hay otras cuestiones.
Que algunas puedan ser amigas y que además una especial pueda ser la mujer de uno en todo sentido, es casi demasiado.Que uno pudiera acostarse impunemente con todas, definitivamente sería demasiado.Al mismo tiempo, ellas mismas ya nos habrán ido enseñando sobre el compromiso, el respeto, el valor de saltar algunas tentaciones y otras cuestiones que a nosotros nos cuesta más entender.
Así de completas vienen.

Yo no concibo mi vida sin mis amigos hombres, sin el fútbol de los viernes o las reuniones esporádicas con acceso vedado al sexo opuesto. No concibo no poder demostrarle cariño a alguien dándole un cortito en las costillas, por ejemplo.Y hasta no hace mucho me sentía completo en ese sentido. Desde que tengo amigas mujeres me siento todavía mejor.

Arriba de todo dije que de chiquito no me cerraba ser amigo de las mujeres. Y después dije que tal vez he cambiado.Creo que no es cambiar la palabra sino crecer, y está bastante bueno y seguramente se lo debo sobre todo a un par de amigas.
Mujeres, claro.

Festejo

El anterior fue el post nº:

Villalonga Reloaded

Como las últimas órdenes me las mandaba una mina, yo pensé que a Villalonga realmente lo había liquidado mi amigo el arponero japonés. Pero no. Hoy apareció el narigón recargado, y como me trató mejor (por lo menos me saludó)


, decidí hacerle caso una vez más.
Pero Villalonga es insaciable, quiere más. Al estilo del Agente Smith en "Matrix Reloaded", Juan Carlos descubrió cómo hacer copias de sí mismo con poco esfuerzo y enorme poder de expansión. Está más sosegado (quiero creer que leyó mi carta con respecto a los titulares alarmistas), te agradece cuando cumplís una orden y todo. Pero va por más.
Y te dice:


Gracias por enviar tu reclamo a Cristina
Ya firmaste la petición.
Ahora, invitá a todos tus conocidos a que también lo hagan. Tenemos que lograr que el Gobierno frene la usina de carbón de Río Turbio, queda muy poco tiempo para detener el cambio climático y salvar los glaciares. Hacé
click aquí.
¿Qué más podés hacer para difundir esta campaña?
Compartí esta ciberacción en Twitter, hacé
click aquí.
Compartí esta ciberacción en Facebook, hacé click aquí.
Compartí esta ciberacción en Sonico, hacé
click aquí.
Si tenés un sitio web, blog, fotolog u otro medio online, publicá nuestros banners y difundí esta campaña. Hacé
click aquí.
Descargá nuestra planilla y juntá firmas entre tus conocidos, hacé
click aquí.


Así que a ustedes les quedan dos alternativas: o se aguantan que yo les caiga con la campaña del narigón Villalonga por cuanto dispositivo electrónico posean, o me ayudan a escribirle otra carta al japonés.
Y apúrense porque van explotar todos al carajo, diría Juan Carlos.

jueves, noviembre 12, 2009

Resultados de la encuesta "Creés en Dios?"

Sí, todo: 9 (37 %)
Sí, un poco: 1 (4%)
Sí, pero no en la iglesia ni nada de eso: 2 (8%)
No, nada de nada: 3 (12%)
No, pero algo debe haber: 3 (12%)
No, pero si hubiera pruebas creería: 0 (0%)
Vas a arder en el Infierno: 5 (20%)
Faltan boletas: 3 (12%)

Estos son los resultados de la primera encuesta del blog (a propósito, cada viernes habrá una distinta, y tal vez, entre todos, analicemos un poco los resultados de algunas. No creo que todas den para analizar los resultados, pero ya veremos)

Voy a suponer que hubo un 100 % de honestidad en todas las respuestas, menos en las de "Vas a arder en el infierno", que consideraré como verdaderas sólo a la mitad (un 10 % del total), porque yo mismo la presenté de forma medio cómica.
No puedo asegurar ninguno de los porcentajes, pero convendrá suponerlos reales a los efectos de sacar algunas conclusiones.

La primera que saco es que nadie opina exactamente como yo. Mi opción es la que está resaltada en negrita, la que además puede observarse en los sucesivos comentarios.
Esto, en este tema tan controversial, y al contrario de lo que podría creerse, me deja la enorme satisfacción de que no sólo ha seguido el tema gente que opina de otra forma, sino que además esa misma gente consideró que aquí podía opinar libremente o que valía la pena hacerlo, y lo hizo. Gente que a pesar de sus creencias, consideró que el ateo dueño del blog no era un demonio rojo de pezuña hendida (deberían verme cuando llegan mis impuestos).
Bien por ellos en ese aspecto.

Me preocupa sobre todo el que votó seriamente por mi quemadura infernal. Me preocupa sobre todo porque lo eligió libremente por sobre su propia opción. Me preocupa porque privilegió amenazarme en lugar de hacer valer su opinión. Me preocupa porque el Infierno me lo hace él en la Tierra, porque las creencias determinan acciones y esa gente es un peligro: el otro Infierno, el de los cuentos, realmente no me mueve un pelo.

El análisis del resto de las opciones lo hacemos entre todos, si quieren.
Muchas gracias a todos por participar, menos a los infradotados peligrosos de siempre.

miércoles, noviembre 11, 2009

Se puso colorado

Hoy me pasó una cosa extraña: después de (no recuerdo cuántos) años, me puse colorado. Quiero analizar por qué, o por lo menos contarlo y que me lo analicen otros.

La situación fue la que sigue: cumplía años una compañera de trabajo y fuimos un grupo relativamente grande a almorzar al lugar donde suelo ir yo cuando salgo a comer. Voy ahí hace poco, y no voy todos los días, digamos dos veces por semana, y no siempre me atiende la misma chica. Aclaro porque soy cola de paja, nada más.

Por cuestiones de que es más divertido sentarse con los muchachos, se armaron dos grupos bien definidos: de un lado las mujeres y del otro los quilomberos. Suena horrible como grupo que, supuestamente, comparte un momento de solaz esparcimiento, pero somos así.
En fin.

En un determinado momento, antes de los postres, y mientras Marcela, la moza, tomaba los pedidos en la otra punta de la mesa, a mí me dieron lógicas ganas de prender un pucho. Yo realmente no recordaba si ahí podía fumar o no (no lo recordaba, señora, ¿está claro?), así que le hice señas a Marcela mostrándole el atado de Marlboro. Ella primero me hizo un gesto enérgico de que no, llamando la atención de los (las) que en ese momento le pedían los flanes y los helados. Y después agregó, con una sonrisa:
- Si vos sabés que no se puede, ya me lo preguntaste otro día…

Esa frase (sobre todo “otro día”, no “el otro día”, “no “ayer”, no “el lunes”, no algo que no signifique memoria selectiva, emotiva, fucking whatever), a través de toda la mesa, y la sonrisa que la acompañó, hicieron que mis compañeras mujeres (sólo las mujeres, los chicos se quedaron piolas) inmediatamente me tomaran como blanco de frases como:
- ¡Eeeeh, mirá que ella se acuerda de vos!
- ¡Eeeeh, cómo te tiene registrado!
- Eeeeeh, “Ya me lo preguntaste”…

Cosas por el estilo. Nada de importancia durante los primeros 5 segundos. Las traté de celosas y creí que zafaba como de costumbre. Yo suelo zafar bien, señora.

Pero al segundo nº seis noté calor en el rostro, y mis compañeras no la cortaban, e increíblemente Marcela no se veía incómoda (cuando en realidad la estaban gastando a ella, no a mí, ¿no? ¿No que tengo razón? Y encima las desubicadas ni siquiera la conocen, y la pobre chica estaba trabajando…No era por mí, pero soy cola de paja, señora…¿Por qué no se sentía mal la Marcela esa? ¿Acaso le gusto un poco? ¿No son unas desubicadas mis compañeras que gritan frases precedidas por “Eeeeeh”?).

Pensé que increíblemente me iba a poner colorado sin ninguna razón, y busqué apoyo entre mis amigos hombres.

Y ahí la cagaron del todo, porque lo peor que le pueden decir a alguien que se está sonrojando (me acordé en un segundo de viejas situaciones, y me acordé de cuál era la peor frase, y rogué que ninguno la pronunciara, pero fue en vano) es:
- Te pusiste colorado.

Por si no recuerdan cómo es ponerse colorado de vergüenza porque te carguen con una chica, se los cuento detalladamente: sentís mucho calor en la cara, cada vez más, y no podés evitarlo y sabés que es ridículo; mirás a la gente y la gente se ríe más porque es como que tenés algo gracioso en la cara, justo en la cara; la gente se ríe aunque no quiera, aunque no pretenda hacerte sentir mal, pero les causa gracia o ternura que alguien se ponga colorado.

Y en tu mente racional vos sabés que no hay motivos para que te gasten, evaluás en milésimas de segundo si convendrá que lo aclares, te contestás que es al pedo, que nadie te quiere hacer sentir mal o acusarte de nada, pero tampoco a nadie le importa si te descubrieron en algo, lo trascendente es que te pusiste colorado. En tu mente racional (que para el segundo nº catorce ya no razona nada y lo único que querés es que cambien de tema o que por lo menos a vos te trague la tierra), en tu cabeza, decíamos, evalúas si leíste algún artículo donde se sostenía que el enrojecimiento de la cara demostraba culpabilidad, y si habían ejecutado a alguien basándose en eso.

Después de un ratito, si se dan las circunstancias adecuadas, el rubor desciende. La gente se ocupa de otras cosas y uno recupera el dominio de la situación.
Y uno hasta se dice que es bueno ponerse colorado de vez en cuando. Todavía. Alguna vez.
Y le sale el canchero y la mira a la Marcela esa con intención, como para que conste en actas que ésto no termina acá.
Pero uno se puso colorado, y hay que apechugar con eso. Todavía.

lunes, noviembre 09, 2009

Artículo interesante

Un artículo de Santiago Bilinkis en la Oblogo de hoy:

Sin duda lo que me resultó más interesante del World Business Forum fue la presentación de Juan Enríquez. En este post quisiera compartir con ustedes algunas de sus ideas más impactantes.

Durante su exposición, yo estaba todo el tiempo cautivado. Después de todo, mucho de lo que describía sonaba a ciencia ficción. “¿Realmente el futuro traerá todas estas cosas que él describe?”- pensaba.
“Yo no soy un futurólogo.” -dijo cerca del final- “Todo lo que estoy mostrándoles son fotos, todo lo que estoy contándoles son cosas que ya pasaron. Yo soy un historiador!”. Y ahí mi cabeza estalló.

Pero antes de fascinarlos y asustarlos con lo que está pasando con la “ciencia de la vida”, déjenme empezar por el planteo más de fondo que Juan hizo.

Él argumentó que con el tiempo fue cambiando lo que significa estar alfabetizado en el mundo. En algún momento fue saber leer y escribir en el alfabeto de las letras A, B, C, etc. Luego el mundo devino digital y el verdadero idioma a dominar pasó a ser el de los unos y ceros. Ahora, para estar hablando la lengua en que están empezando a ocurrir las cosas realmente revolucionarias hay que entender el lenguaje de la vida: en de las bases ATCG con las que el ADN codifica la descripción de todo ser vivo.

Luego continuó diciendo que la Argentina dejó pasar su chance de liderar el mundo digital. Pero conserva su oportunidad abierta de estar entre los primeros en jugarse a fondo por esta nueva alfabetización.
A mí me dejó seriamente pensando que internet es historia antigua. Y que si quiero realmente estar a la altura de lo que se viene tengo que empezar a saber más de biología.

Ahora sí, algunas de las aplicaciones más asombrosas de la biotecnología que Juan Enríquez mencionó (y les recuerdo que estamos hablando de tecnología disponible hoy, no de un ejercicio de futurología!):

- Crecientemente las cosas no van a producirse en fábricas. Van a producirse dentro de organismos vivos. Si necesitamos sintetizar una sustancia, tendremos una bacteria, alga, etc con su metabolismo genéticamente modificado para que haga lo que necesitamos.

- En Synthetic Genomics, la compañía que Juan comparte con Craig Venter, el secuenciador del genoma humano, han logrado, a partir de una célula de una especie dada, eliminar su núcleo, colocarle el núcleo de otra especie y “rebootear” la célula para que dé origen a un animal de la segunda especie. En ese sentido, las células “en blanco” son programables para convertirse en cualquier especie que queramos, incluso una artificialmente diseñada que nunca antes haya existido.

- En línea con esto, mencionó que en dos días empieza en el MIT una competencia: “Los participantes reciben un kit de partes biológicas del Registro de Partes Biologicas Estandar y usar éstas, más otras partes nuevas que puedan diseñar, para construir sistemas biológicos y operarlos en células vivas”. No, no es ciencia ficción. Es el iGem, la competencia mundial de “biología sintética” para estudiantes universitarios. Participan más de 110 equipos.

- A partir de este tipo de células, que se comportan como células madre, es posible también hacer que se diferencien hasta formar sólo parte del organismo de la especie a la que pertenecen. De ese modo, es posible tener cuero natural sin necesidad de pasar por la etapa “vaca”. Y si la generación biológica del cuero se hace premoldeada, podríamos “hacer crecer” zapatos directamente. Incluso es posible en el laboratorio hacer “lomos” o “ojos de bife” sin que jamás pertenezcan a un individuo vivo completo.

- Este último mecanismo permite generar partes de repuesto para personas con órganos dañados o perdidos. Así, es posible hacer un diente, una oreja, una vejiga o una tráquea a partir de una célula de la persona que las necesita.
En el plano industrial, Juan habló también de lo que está sucediendo con los combustibles.

- Synthetic Genomics está muy avanzada ya en la generación de nafta a partir de fotosíntesis hecha por algas, sin necesidad de petróleo. Para este fin en particular, su compañía recibió U$S 600M de Exxon sin siquiera recibir a cambio acciones de la empresa!

- También están trabajando en usar bacterias para transformar el carbón mineral en gas natural, lo que permitirá generar mucha más energía con mucha menos polución ambiental.

Por último, en una conversación privada que tuve con él, Juan tiró una “bomba” más, ahora sí jugando a ser futurólogo. Dijo que él cree que estamos a pocos meses del anuncio de la primera generación de vida artificial, es decir, lograr generar un organismo vivo a partir de sustancias inertes. WOW!
En el cierre de su charla en el WBF, Juan dejó un consejo para que países como la Argentina puedan estar al frente en esta avanzada tecnológica: “Deben identificar quiénes son las 10,000 mentes más brillantes del país y asegurarse de que estén trabajando en los temas correctos. Si no es en las “ciencias de la vida”, puede ser en nanotecnología, robótica o alguna otra de las ramas de la frontera tecnológica actual".

domingo, noviembre 08, 2009

Fútbol, pasión de multitudes

Los hombres lo inventaron. Al fútbol, digamos por ahora.

Lo inventaron porque notaron que les faltaban cosas, porque vieron que les servía para varias de esas cosas, porque muchos lo sentían realmente como una necesidad (¡Pero muchos otros no! Que quede claro desde el principio: otros simplemente no sentían esa necesidad. Buscaban cosas distintas, o parecidas, pero en otros lugares, y la mayoría de las veces las encontraban. ¡Razón de más para dudar del invento!)

Entre las cosas para las que el invento servía estaba la sensación inmediata de protección, de pertenencia, estaba la identificación con el club, las fantasías de ser los mejores, los únicos poseedores de verdades secretas e incontrovertibles (porque a los fanáticos no les gustaban para nada los misterios), y vanagloriarse bastante de ello (pero también se hacía un culto de la humildad, y de los orígenes humildes); estaba la adopción por parte de los fieles hinchas de la mística inherente al grupo, y la gran posibilidad, siempre latente, de encontrarle sentido a algunas vidas que, si no fuera por el juego inventado, a algunos les parecían carentes de significado, y eso por supuesto los angustiaba mucho (¡Pero había otros que no! A otros les parecía ridículo que le asignaran tanta importancia a un invento, que se esforzaran tánto en intentar demostrar que no era un invento, que realmente terminaran creyendo que no era un invento)

Estaba el desahogo también, y muy bien organizado: el invento proveía herramientas bastante sofisticadas para la descarga, y se volvía de las reuniones con una sensación de bienestar general, más allá del resultado concreto (en realidad, ése era el resultado concreto esperado, y se lo explicitaba en cánticos donde los hinchas reconocían que no les importaba nada si ganaban o perdían, y mucho menos si jugaban lealmente: lo importante era mantener viva la pasión, el sentimiento, costara lo que costase. Y sobre todo se ne fregaban en las críticas de los “otros”, de los que no consideraban al invento como una gran cosa, sino más bien todo lo contrario)

Y el invento podía servir para explicar todo, o para justificar todo. Trascendía la historia personal, desafiaba incluso a la muerte, se inculcaba de padres a hijos, y mantenía encendida la pasión.
Siempre la pasión, siempre el fanatismo elevado a la categoría de argumento.

El invento servía para explicar, por ejemplo, la simpatía instantánea entre los del mismo club. Se aceptaban entre sí con mucha más facilidad que a alguien de otro equipo (los que pertenecían a otro club eran considerados rivales, aunque a veces el fanatismo los transformara directamente en enemigos, y muchas veces se mataban para demostrar, de esta forma curiosa, quién tenía la razón.

Sin embargo, muchos simpatizantes de cualquier club se mostraban tolerantes con los de cualquier otro, por el simple amor al juego: en el fondo de todos los fanáticos, el odio se dirigía lógicamente contra el llamado “verdadero enemigo”: aquel que consideraba al invento como un juego más bien estúpido, retrógrado, y evidentemente peligroso)

A esta altura del artículo, esperamos que el invento resulte lo suficientemente odioso. Que se sienta algo de bronca por los fanáticos necios. Que se pregunte por qué no hacen simplemente su vida sin joder a los otros.

A esta altura del artículo, resulta evidente que nos interesa fundamentalmente ese “otro”, el que tal vez a pesar de esforzarse no consiguió engancharse con el invento; el que no encontró ahí las respuestas que necesitaba y decidió buscarlas en otra parte, o el que simplemente no necesitaba ninguna respuesta, el que aceptaba que la vida, sin el invento, igual era un maravilloso misterio que valía absolutamente la pena.

A esta altura del artículo, resulta evidente que no estamos hablando de fútbol.




Si desea dejar un comentario, por favor hágalo en el post anterior, que viene siendo más o menos el mismo tema. Muchas gracias.

miércoles, noviembre 04, 2009

Revanchismo algo rebuscado





Cuando Dios decidió devastar la tierra por medio del Diluvio, hizo una diferencia muy notoria entre sus creaciones. Porque si bien la lluvia aniquiló toda la vida terrestre, los animales acuáticos no se vieron perjudicados. En realidad se vieron muy favorecidos: de repente eran los amos y señores del planeta, libres de las limitaciones de cualquier estanque, arroyo o río de poco caudal.
Y además tuvieron una cantidad colosal de alimento sin ningún esfuerzo adicional de su parte. De hecho, seguramente se comieron a toda la población de la tierra, sin distinguir entre una vaca, un koala, o incluso un pobre pecador no favorecido con el arca.
Así, mientras en la nave Noé y su tribu elucidaban con angustia el futuro incierto de la humanidad, en las aguas, la orgía de abundancia estaba en su apogeo. Así, mientras las extenuadas palomas volvían sin una mísera rama en el pico, la fiesta de la antropofagia acuática alcanzaba el cenit, bajo la mirada aprobatoria del mismísimo Creador.

Qué me vienen a decir ahora que la merluza corre riesgo de extinguirse. Que se jodan.

La foto de Bariloche

A Susana Igarzábal, in memoriam

La foto de Bariloche era mucho mejor que el retrato de Dorian Gray. Porque, a diferencia del cuadro de Dorian, en esa foto nadie envejecía nunca y tenía siempre sobre nosotros el efecto de hacernos sentir muy jóvenes: al fin y al cabo veintiséis, veintisiete años desde el viaje de egresados no eran demasiados, por lo menos no demasiados como para evaporar totalmente los recuerdos.

Mirar la foto era trasladarse a ese momento y hasta recordar los comentarios que hacíamos mientras nos acomodábamos: recordar al Gallego Fernández tirándose encima de Cañete y de Marcelo, recordar a Gustavo dirigiendo al grupo como siempre; a mí, sentándome a lo indio entre Mirta y Fernanda, en el lugar más codiciado, y que encima me abrazaran para la foto y que eso quedara, que me quedara el cosquilleo para la posteridad, para cada vez que mirara la foto de Bariloche.

Ahora la foto perdió todas sus cualidades mágicas. Ahora que pasó lo de Susana la ilusión de juventud eterna, de inmortalidad compartida que nos venía de esa foto, se fue para siempre. Ni siquiera se necesitó un accidente de autos, un disparo a quemarropa, un virus letal. Algo extraño.
Susana se murió durmiendo, se le acabó la vida porque la vida es así, el tiempo corre y la vida se acaba.
Ahora que pasó lo de Susana, la foto de Bariloche ya no es más lo que era.

Si la mirás con un poco de cuidado, vas a ver que la foto está bastante descolorida. Algunas caras empiezan a borronearse y otras se hacen definitivamente irreconocibles. Con el tiempo, los gestos se hacen como más adustos, algunas rayas parecen muecas de dolores reales. Algo pasó.
Al fin y al cabo, es una foto de hace como treinta años. Y ahora ya tiene un hueco demasiado notorio.
A lo mejor hace rato que se venía deteriorando y nosotros no nos dábamos cuenta, o no nos queríamos dar cuenta.
Era tan linda esa foto, ese cosquilleo renovado.

Pero ahora no me pasa eso, me pasa otra cosa.
La foto de Bariloche ya no tiene ninguna magia.

domingo, noviembre 01, 2009

Yo pongo los votos por Oblogo

La gente de Oblogo organizó junto al Banco Hipotecario un concurso entre todos los post que aparecieron en la revista. Hay un jurado, pero además se puede votar on line, e incluso me mandaron unos banners que (me aseguran) contienen mensajes subliminales que harán que cualquiera que lea este post vaya inmediatamente a votar por mí.

Hay 2 post, así que dejo 2 links.

Muchas gracias.

VOTAR CIELO E INFIERNO

VOTAR LOS PATRIOTAS

Bueno, muy subliminales no son. Es casi un ruego desesperado...

martes, octubre 27, 2009

Satanás te habla al vesrre (II)

Bill Hicks: "¡Qué toquen desde el corazón...!"




¿Deliro, o Brad Pitt tiene muchos gestos de Bill Hicks?





Tradiciones

Acá Argentina lindo. Gente y lugares, mucho lindo. Comida también. Macanudo.
Pero yo extraña cosas.
"Ojo" (dice yo ahora): asadito va como trompada, jaja. Gusta café con leche y medialunas, también, pero extraña cosas de país. Fideos con aguérquipes, torta rusalda, pastelitos de koki. Lédumbrams. Albóndigas de chámiek.
Ah…

Pero comida argentina macanuda, no problema con eso. Extraña más otras cosas. Tradiciones.
Mujeres de país mío.
Uy…

Argentinas muy lindas, sí señor, clarro que sí. Teribles.
"Ojo": haber argentinas feas también (dice yo, que aprender "ojo" hace poquito)
Pero argentina fea compensa con algo, porque haber mucha competencia. Argentina fea cariñosa, inteligente, o buena en katrera, entusiasta.
Cocina o toca guitara.
Limpita.

Extraña mucho mujer fea de país, señor.
Bueno: mujer de país.
Porque feas ser todas, señor, sin compensar.

Uy, delicia...

Mujer horible, señor. Pata sucia. Horible.
Ellas maleducada, señor. Enojarse. Golpear chabón.
Ellas hablar mal, comerse las "k".
No pintarse, no arreglarse. Gorda mucho, no depila. Horible, señor.
Pero…

Ellas autentík, señor.
No linda, no importa compensar. Ellas ser así nomás.
Prepara molotóv, maneja cuchillo así de larga. Todo.
Después prepara torta rusalda, pastelitos de koki, lédumbrams...toda mano sucia. Comida horible.
Agarra chabón de los pelos y mete en katrera.
Putea chabón todo tiempo.
Ah…

Yo quiere volver a veces.
Tradiciones, ¿no?

miércoles, octubre 21, 2009

Se comenta por ahí

Este es y será, probablemente, el post más impopular de este blog. Porque señalar algunas cosas que ya no soporto de los comentaristas de blogs es, por lo menos, una experiencia inédita y antipática.

Pero yo también soy comentarista en otros blogs, en todos los blogs que visito he dejado algún comentario, así que, tal vez, si declaro de movida que me incluyo inevitablemente en alguna de las categorías, pueda obtener cierta consideración de los futuros comentaristas de este panfleto estúpido, intrascendente, chupamedias, hiriente, interesado, despiadado, soberbio y/o malintencionado. Exactamente como los comentarios.

Aclaro: vengo de casi putearme con un comentarista anónimo en otro blog (no lo hice precisamente porque no es mi blog, y yo soy así de modosito), así que cierta temperatura intrínseca del escrito presente debe observarse a la luz de ese hecho. Me saltó la térmica por anónimo, por pelotudo, pero sobre todo porque anónimamente dejó más rápido al descubierto cierto comportamiento que también es observable en los no anónimos.

Y aclaro aún: Yo me considero enormemente afortunado con la gente que comenta acá, apenitas tuve que poner una vez la moderación de comentarios, porque en general me ha ido excelente, ha aparecido una gente impresionante y los comentarios están acorde. Pero esto es como un trabajo sociológico, y podemos opinar de lo que se ve por todos lados, ¿o no?.
No aclaro más, y voy a la clasificación.

Después de 3 años y medio de blog, después de casi 300 posts propios y de infinidad de otros recorridos, he visto que los comentarios pueden fácilmente separase en categorías bien definidas, y que la mayoría no son categorías precisamente virtuosas.

Hay comentarios intrascendentes

Está bien, no siempre se puede comentar algo ingenioso, o al menos gracioso, o quizás afectuoso. A veces el comentario ni siquiera tiene que ver con el post en sí.
Pero decir “Hola, pasé por acá” es de pendejo flogger, no dice nada, o en todo caso dice algo que no es necesario remarcar. Ya sé que pasaste, mató, pero…¿y?
Imaginate a Macaya Máquez, arquetipo del comentarista, diciendo “Acá estoy, en la cancha…”.
No, Enrique, eso ya lo sé.

Hay comentarios interesados

Son los que, con cualquier excusa, te hablan de su propio blog. La mayoría de las veces sin que tenga una verga que ver con nada.
“A propósito de tu post sobre las ballenas, en el mío escribí uno buenísimo…, pero sobre el pie de atleta en los maratonistas nigerianos. ¿Pasás?”

Ahora no paso nada, ahora me da mala espina que hayas puesto eso, me hace pensar que ni leíste el post: es más, no tenía nada que ver con las ballenas, yo hablaba de vallenatos.
No voy nada, sos más interesado que novia de Soldán.

Hay comentarios mala leche

Las 2 categorías anteriores tienen atenuantes: en general corresponden a gente novata, o muy tímida. Son intrascendentes porque le dio vergüenza decir algo más, o te invitan a su blog con cualquier excusa porque lo abrieron hace media hora y esperaban tener ya 400 comentarios, y no pasó nada de eso.
Pero las categorías que siguen se ponen más jodidas, sin atenuantes.

Los comentarios mala leche se dan, inexorablemente, en gente con alguna experiencia, con experiencia en blogs y con experiencia en ser mala leche, porque saben cómo hacer para jugar con ventajas. Gente que bajo las excusas más diversas, por ejemplo, la crítica constructiva (Ay, Casciari, ¿cómo los aguantás?), disfrazando un poquito el comentario, buscan pegarte donde más te duele, bajarte, rebajarte, y por el mismo precio, subirse ellos

¿Desde qué posición alguien que no escribe se arroga el derecho de ser crítico de los que sí lo hacemos?
Ya de movida estamos mal, el mala leche repartió los roles y está convencido de que puede hacernos el favor de criticarnos.
Muchas veces se suben al andamio, erróneamente, basados en el tiempo que hace que leen el blog.

Hay derecho de piso

Sí, hay. Un apartado especial merecen los mala leche que adscriben a lo anterior y suponen que la antigüedad es un grado. Estos moluscos tienen la particularidad de que no solamente arremeten ocasional y veladamente contra el autor del blog, sino contra otros comentaristas, basados en imaginarios derechos adquiridos.

“Serás mía o de nadie”, parece ser otra consigna. Porque le pegan descaradamente al dueño del blog, pero en cuanto aparece uno nuevo diciendo algo que no les parece o, tal vez, lo mismo que ellos pero con otras palabras, se le ponen inmediatamente en contra. Lo defenestran, lo tratan de minusválido, y hasta tienen la patología de ponerse nostálgicos, y añorar los tiempos en que éramos pocos y nos queríamos tanto.

Ni siquiera lo consultan al autor, a ver si le parece mal que lo lea gente nueva, o que incluso pueda renovarse parte del público, sobre todo los abiertamente mala leche.

Es gente que entendió mal el juego, gente que se comió que un blog es un diario íntimo al que es bueno que sólo algunos elegidos tengan acceso (sobre todo ellos, por supuesto: para leer de quién estás enamorado y ver cómo pueden cagarte la vida. Lo hacen hasta inconcientemente, pero no es excusa, no es atenuante. Cagate la vida solo, pelotudo).

Hay blogs que sí pretenden ser diarios íntimos, y mantener una relativa privacidad. Esos blogs, estimados mala leche, no son los públicos, los de acceso irrestricto. A esos blogs el autor les pone un derecho de admisión.
Los otros blogs se alimentan de gente que los visita, se enriquecen con los comentarios, y a cualquier autor lo reconforta (y le conviene) que lo lea siempre gente distinta.

Hay comentarios chupamedias

Y en general interesados, se entrelazan con aquellos, pero sin el atenuante de la ingenuidad, porque no les chupan las medias a cualquiera. Son comentaristas de blogs consagrados (vuelvo al ejemplo de Casciari), que no intentan aportar nada, sino figurar en el blog del famoso, aparecer siempre y aplaudirle cualquier bosta.

Parece que me contradigo, pero no (por lo menos, no acá): pareciera que esto se contradice con lo de criticar a los que critican, pero no. Una cosa es considerarte con derecho a la crítica malintencionada y como desde un andamio, y otra cosa es aplaudir cualquier bosta, que también es susceptible de aparecer en un blog bueno.

Para mí, no es necesario figurar siempre entre los aplaudidores, no es necesario que todo te guste y mucho menos es imprescindible que mientas sensaciones que ni de pedo sentiste (“Casi me descompongo de la risa cuando dijiste ‘culo’”) Dejá de mentir, eunuco. De lo contrario se empieza a sospechar de la intención de las alabanzas indiscriminadas.
Y está muy bien hacerlo.

Hay anónimos

Ah, los anónimos.
Cómo detesto a los anónimos que se hacen los piolas o que (supuestamente) te quieren pelear, pero siempre con la peor de las intenciones, siempre jugando con ventaja, siempre escondidos en el reputísimo anonimato.
Todas las categorías de malos comentaristas están incluidas en los anónimos malintencionados. Todas. Son un muestrario de patologías, y son pésimos comentaristas, para colmo.

El que se hace el guapo como anónimo debería ser descubierto por Blogger, o por Internet, o por Bill Gates, inmediatamente. Tras el comentario envenenado del anónimo, debería llegarte un mail de Billy diciendo: “Este putou vive acá”, y la dirección.
(Billy pronuncia “putou”, no es un error de tipeo)

Así que, dentro de todo, todavía hay que tener cierta consideración con el que comenta cualquier cosa, pero por lo menos no lo hace en forma anónima.
Se me podrá decir que yo tampoco entendí el juego, y que Internet es el reino de la impersonalidad, y que gracias a eso sarasa.
Mentiras, todas boludeces.
El juego sigue siendo el mismo, aunque algunos lo quieran jugar según sus propias reglas de mierda.

Hay buenos comentaristas

Claro que sí. Hay gente entusiasta, divertida, afectuosa, inteligentísima, hay gente que tiene la enorme deferencia de leer post largos, y encima aportar comentarios.
A las pruebas me remito.

jueves, octubre 15, 2009