domingo, abril 06, 2008

Drogas


Hola, señora.
No tengo estadísticas a mano, pero créame: es muy probable que sus hijos consuman o vayan a consumir drogas.
Señora, no se me enloquezca todavía, ni me putee; el asunto (si usted todavía no notó nada raro y hasta se jacta de que hijos no hacen esas cosas, gracias a Dios) es casi seguro que aún no implica riesgo de muerte o adicción permanente, pero es necesario que hablemos con franqueza.
Señora, estos son otros tiempos. Tal vez usted o su marido se hayan fumado un porrito alguna vez. Casi desearía que lo hayan hecho, sería conveniente, señora. Pero son otros tiempos, decía, y van demasiado rápido para nosotros los adultos.
El tiempo vuela, señora.
Así que no lo perdamos tratando de entender a los chicos, y mucho menos haciéndonos los santos.

Su hija mujer (la nena) coge mucho, también (por lo menos, mucho más que usted). Y toma alcohol.
Es que todo está relacionado, señora. ¿A que usted se sintió moderna y piola hablando de sexo con la nena y permitiéndole una copa de vino blanco? ¿Un Le Mans suave compartido, tal vez?
Usted se está equivocando, señora: la nena no es (el nene tampoco) su amiga, nunca va a serlo y eso está bien. Usted no va a poder compartir todo su mundo, de la misma forma que sus propios padres no lo hicieron con usted. ¿Se acuerda cómo se quejaba usted porque no la dejaban hacer algunas cosas, o porque no la entendían?
La verdad, señora, es que usted era una adolescente, y ni usted se entendía.
De manera que esto que le digo no debería sorprenderla, es una verdad de perogrullo.
Súmele (a su propio recuerdo de esa etapa conflictiva) que el mundo ha cambiado mucho. Yo diría que para peor, en algunas cosas.
De la represión de nuestros días mozos al desenfreno, al descontrol como única forma de vivir la juventud (a lo mejor, hace unos años, usted hasta pensaba que le hubiera gustado volver a tener 14 o 15 años...¿qué piensa ahora, señora?)

La Iglesia, si usted quiere, dice que drogarse está mal. Ahora...si usted está un poco anacrónica y habla igual a sus padres, imagine a la Iglesia como a su abuela (la bisabuela de la nena. Le digo por si usted decía hasta hace un rato "gracias a Dios").
La Abuela (o bisabuela) también dice que no forniquen, ni deseen, y está en contra del divorcio... ¿Cuál es su estado civil, señora?
Ah...
Igual no importa demasiado.

Usted ya me va entendiendo, señora.
No hago apologías, ni tampoco soy apocalíptico: me limito a señalar los hechos, y usted sabe que no me puedo resistir a aventurar una especie de consejo (si no lo sabe, léame más, señora...)
Me parece que ya es tiempo de que un chico adicto no se viva solamente como un fracaso de los padres: si nos sinceramos veremos que estamos de drogas y alcohol hasta el culo, y que todos conocemos chicos que consumen. Grandes también, pero ese es otro tema.
Señora, ya sabe lo que voy a decir, pero no se me relaje tan pronto: un chico adicto es un fracaso de la sociedad, pero usted también es parte de la sociedad, ¿qué quiere que le diga? Ni apólogo ni tirabombas, pero tampoco un pelotudo.

Me pregunto qué sucedería si, en lugar de instalar en casa un estado policial, partiéramos de la premisa de que los chicos van a consumir, y a tener sexo (a veces, sin condón)
Digo: si en lugar de andar oliéndolos, en lugar de revisarles los cajones a escondidas o de prohibirles determinadas amistades y promover otras, aceptamos que no tenemos ni idea de lo que pasa en la actual adolescencia (la nuestra la pasamos mal, la dejamos inevitablemente atrás, pero no creo que sea una etapa de mucho aprendizaje. De la adolescencia no se sale crecido y resplandeciente como el patito feo convertido en cisne. Más bien es como un mal trago que conviene apurar, una cáscara viscosa que queremos desprendernos cuanto antes para (ahí sí) empezar nuestra vida independiente). La nuestra casi preferimos olvidarla, y ciertamente no queremos volver a pasarla y menos a través de otros, aunque sean nuestros hijos...

Entonces, me pregunto que sucedería si dejamos de usar el modelo de padres autoritarios y omniscientes que les sirvió (más o menos) a nuestros progenitores. Qué sucedería si reconocemos humildemente nuestras limitaciones y pedimos por favor que los chicos nos den pistas para acercarnos a su mundo. Qué sucedería si reconocemos que sí, que algo sabemos de drogas, pero que necesitamos actualizarnos, porque la ignorancia mata mucho más que la cocaína.

Pero claro, también podemos no hacer nada o ir a rezar, que es más o menos lo mismo. Porque toda la movida que podría responder a las cuestiones que escribí, exije un acto concreto de ponerse en el lugar del otro.
Y además, amorosamente.

Por ahí es mejor prohibirles ir a bailar o pegarles de vez en cuando un cachetazo, y listo.
Mejor para nosotros, digo.
Por lo menos hasta que aparezcan los primeros signos.





10 comentarios:

laura dijo...

Es domingo a la noche Muzzio! Dame un respiro.

Dos cosas

1-"Qué sucedería si reconocemos humildemente nuestras limitaciones y pedimos por favor que los chicos nos den pistas para acercarnos a su mundo. Qué sucedería si reconocemos que sí, que algo sabemos de drogas, pero que necesitamos actualizarnos, porque la ignorancia mata mucho más que la cocaína" GENIAL.

otra: ¿porqué señalás que "la nena" coge mucho? ¿Eso es señalable, y que el nene coga mucho no? Las nenas cogen con nenes.

Temas que me tocan MUY de cerca, ayer laaaarga sobremesa con mis dos varones sobre estos temas. Aprendo mucho. Cansa, asusta, pero vale la pena.

Cuando uno de mis hermanos era adolescente, mi mamá fue a consultar a una psicóloga porque su hijo "se drogaba un poquito" y el chico estaba hasta las tetas de todo. Aprendí cosas. Bajón, pero suman.

beso

(me encanta cómo está escrito, este lado del diálogo, atrapa)

Sergio M dijo...

LAU: ¿Sabés que mientras lo escribía pensé: "Laura va a quejarse!" Es cierto, dos posts densos, pero ¿vos elegís lo que escribís? Naaa...vienen y hay que aceptarlos.

Escribí "la nena" porque también el tema me pasa muy cerca, y porque la imagen es más fuerte. Entre nenas que se drogan y nenas que se embarazan, a mí también me dan ganas de pedir un respiro. Me parece pero que muy bien lo de las largas sobremesas, y no creernos de vuelta de nada.
UN BESO ENORME, LAU!

GABRIELA dijo...

vaya crudeza...
Seré de las anticuadas?
Se habla mucho con los hijos, pero después son ellos quienes deciden que hacer...
Y además tengo mi nena...
Y...
Mi nena noooo...nooooooooooo...

DudaDesnuda dijo...

Creo que mi hija hace aquello que haría yo de tener su edad en estos tiempos. A veces no la entiendo claro que ella tampoco me entiende. La mayor parte del tiempo hablamos, claro que también discutimos y supe revolear más de un chancletazo cuando se pasa de pelotuda (desde el amor, como siempre).
Drogas, alcohol e incomprensión estaban en mi tierna adolescencia pero parece que a muchos le hicieron una lobotomía y se llenan la boca diciendo: "en mis tiempos esto no pasaba". Tuve una época en la cual le decía a alguna de mis amigas "¿Qué no pasaba, gilberta? Mirá que estás hablando conmigo, la que todavía recuerda cuando te iba a buscar al baño porque estabas dada vuelta por lo que habías chupado"; pero no, prefieren negar y cargar con un pasado que inventan porque les conviene.
Por eso, para estos momentos tengo una frase de cabecera:

"Cuando una mujer reconoce que su madre tenía razón, ya tiene una hija que piensa que su madre está equivocada."

Besos y años

Sergio M dijo...

GABY: Quédese tranquila, su nena no. Disculpe la crudeza, y dele bola a las charlas. Besote.

Sergio M dijo...

DUDA: Gracias por la franqueza...Próximamente tiramos la chancleta con qué cosas haríamos que no hicimos antes...Besos y peloteros para adultos!

ana+) dijo...

Ud me quiere cagar el embarazo, no?
jajajajaja

De verdad muy bueno. Cuando con el padre de porotín hablamos de estas cosas, siempre le pido que no nos olvidemos que nuestros hijos se van a mandar mínimamente las mismas cagadas que nosotros. Lo bueno es saber acompañarlos para que no salgan lastimados de esas experiencias, pero las van a tener que tener, nos guste o no.
Saludos

Sergio M dijo...

No puedo evitarlo, Anita...Soy la reserva moral de Occidente...

Mucha suerte!!!!
Besos!

In-prudencia dijo...

Mmm parece que soy la única persona que comenta que no está en la posición del padre sino de la "nena"...

Temprano para pensarlo... pero siempre he pensado que me da miedo tener hijos porque al final son tan necios como fueron los padres... y si van a ser míos... pues va a estar difícil... :P...

Un besito.
Chaus

orlando dijo...

es un buen tema. sabeis kiero konocer alguna chica con la que pueda tener sexo y drogarme de vez en cuando ya que mi vida es muy aburrida, necesito una chica y kreo que todo padre dice las kosas xke no kiere ver a su hijo en la mierda acepto los terminos y condiciones de mis padres pero que ellos entiendan que no todo el tiempo estare bajo sus faldas. como dije necesito una chica con la cual pueda tener sexo y tener hijos envejecer fumar yerba dde vez en cuando. me pueden buscar en facebook como Dominic orlando ochoa valladares. gracias