viernes, octubre 06, 2006

Cuento cortísimo

Réquiem

Sintió miedo, porque pensó que ahora él era un fantasma completo, un espectro que podría visitarla una noche si quisiera, sin necesidad de que ella estuviera dormida ni permiso de ninguna clase.
Y sin embargo, antes, ella nunca había conseguido soñarlo por las noches: pasaba el día entero soñando despierta con él, pero en los sueños reales (el oxímoron la hizo sonreír un poco, pero seguía con miedo) él nunca había aparecido. Claro que ella se daba cuenta de que eso era lógico, pero de todas formas la permanente ausencia de él durante sus noches la fastidiaba. Antes la fastidiaba. Ahora era preferible que nunca apareciera.
Para calmarse, y por placer, recordó los buenos momentos que él le había hecho pasar, las innumerables veces que ella tuvo que contener la risa para no despertar a sus padres; él la había hecho divertir, y reflexionar también. Y le había permitido vislumbrar un mundo desconocido a través de sus relatos, un mundo viril de bares y gente mayor que decía y hacía cosas raras, tan distintas a su vida de adolescente un poco sobreprotegida.
Ella deseó muchas veces encontrar algo bueno para decirle y algunas veces estuvo a punto de hacerlo, pero a último momento le había parecido una tontería y se había quedado callada. Otra vez la imagen la hizo sonreír: era curioso como su mente acomodaba las cosas y les daba una intensidad, un realismo que nunca tuvieron. O tal vez sí, pero era por lo menos inexacto, ella no se había quedado callada, aunque tampoco había podido hablarle. Y menos ahora, que él se había ido para siempre.

Pero sí hubiera podido escribirle, dejarle un comentario aunque sea baladí para que él lo leyera, y tal vez le respondiera.
Pero ahora era tarde.
Cada vez que intentaba abrir el blog de él, aparecía la leyenda:
Not Found
The requested URL was not found on this server.
.
.
.
Dedicado al Yaya (El Simón dice), mi primer cadáver blogueril.

16 comentarios:

laura b dijo...

Me engañaste hasta el final! Se veía venir algo, pero me sorprendiste, y está bueno eso. Lo leí varias veces, y en cada lectura encuentro más trucos con los que me llevaste a la sorpresa final. Como siempre, muy bueno, Muzzio. Muy bueno.
¿Adónde van estos cadáveres? ¿Quedan flotando para siempre en el ciber espacio o reencarnarán? ¿Alguien sabe de metafísica cibernética?
Beso grande, caballero.
laura b

Sergio dijo...

Ey! Hablando de desaparecidos!
Muchas gracias, Lau. Pero yo lo sigo leyendo y (hago trampa) le cambio algunas cosas, porque es muy corto y cada palabra debiera tener un propósito preciso, y me parece que le falta. Pero el blog del taller es otro...medio fantasma también.

En fin, yo voto por que reencarnen, aunque sea para que no anden al garete por ahí, que queda tan feo.
Besos grandes, piba.

xxx FroggieS xxx dijo...

¡Muy lindo el cuento, Sergio! (todo bien con los humorísticos pero ya extrañaba uno de éstos.)

Afortunadamente, el Yaya ya resucitó (o hay quien se encarga de homenajearlo honrosamente en
donyaya.blogspot.com).

Beso!

Chiribina dijo...

Esto no real, se vuelve mas real a veces que la misma realidad ... uff me hice un trabalenguas !!!
Es como que empezas a necesitar esa dosis de palabras todos los dias, palabras que se transmiten a traves de un cuento, de un chiste de una historia, y que hace que conoscas a la persona de otra manera !!
Esta tan bueno esto de la interneteeee y pensar que al principio no la podia ni ver !!! Es buenisimoo como te sentis tan conectada con personas que no vez, no tocas ... no ois, y como los extrañar cuando no sabes nada de ellos !!

Gracias Sergiolin, que ganas de escribir !!

besotes !!! caballero?? sisisiis caballero !!

Sergio dijo...

FROGA: Es que se me escapa el payaso, creo que voy a empezar a usar seudónimo para esos...
¿Así que el Yaya hizo la "Gran Víctor Sueiro"? Vamos a ver!

CHIRIBINA: Bueno, sos la segunda en este post que me dice caballero, y me gusta: definitivamente abandono el humor, entonces.
Con respecto a lo otro, yo sigo prefiriendo el cara a cara. Pero eso es tooodo otro tema.
Y si querés escribir...escribí.
Besos!

AnTo.- dijo...

ay debo admitir que yo también me asusté en algún momento! pero yerba mala nunca muere, parece jeje
besos

Sergio dijo...

ANTO: La casa no se responsabiliza por los comentarios ajenos, así que ahora aguantesé al cordobés...

Alabama Worley dijo...

Me encantó Don Sergio, muy copado su "Cuento cortísimo".

Ana dijo...

Ud sì que tiene suerte.
Su primer cadaver resucitó!

Aunque no sabría decirle si eso es bueno o malo.

besos y para variar me gustó.

Sergio dijo...

ALABAMA WORLEY: Muchas gracias. Y deje de mirar esos programas patéticos, si quiere le presento un amigo!

ANA: Ahora me da cosa, a lo mejor lo enterramos vivo, ¿no?
Besos!

Alabama Worley dijo...

Nono no!, no me rete, por favor!!! No vé que fué sólo un accidente, un momento de estupefacción!?

Milleniumsister dijo...

Yo no tengo cadáveres bloggeriles... sólo cuerpos en estado de muerte suspendida como diría José Saramago en Las intermitencias de la muerte...

Si te tuviera cerca no sabría si pegarte un puño o darte un beso...

...

Sergio dijo...

ALABAMA WORLEY: Bueno, pero cualquier cosa me avisa.

MILL: Ante la duda deme un beso, ¿no?

Paréntesis dijo...

cumbres borrascosas un poroto comparado con este post!!
;)
besos

YAYA dijo...

Le agradezco, su mención. No podía irme de la blogósfera tan del todo (apenas cambiar un poco el aspecto, eso sí). Tomarse el piro es un equívoco casi siempre, sobre todo si en este medio aguardan textos tan buenos como los suyos, que se resignan (por simpatía más que por otra cosa) a codearse con mis torpezas sintácticas.

Juéguele al 48, que estoy hablando con usted.

Sergio dijo...

PARENTESIS: Bueno...

YAYA: ¡Mirácolo! Yo sabía que la conversión repentina de mi teclado en una tabla Ouija me iba a deparar estas cosas. Y hay simpatía, claro, pero disfruto denserio de sus cosas.

Un brindis por la vuelta.