sábado, septiembre 30, 2006

Dossier Científico

Las investigaciones del Profesor Ramírez

El presente es un trabajo inspirado en “¿Cómo sabré que estoy de parto?” de Dolores Rovati , “¿Cómo sabré si nuestro bebé tiene un problema auditivo” de Robert C. O’Reilly y “¿Cómo sabré si mi novio deveras me ama?” de Yahoo Respuestas.(1)

Agotadoras guardias hospitalarias, fatigosas reuniones de estudio, tardes de domingo con bizcochitos, ámbitos éstos donde siempre está presente el mate, motivaron la investigación que aquí desarrollo: “¿Cómo sabré cuando ya está el agua para el mate, eh?
La duda se me planteó en innumerables ocasiones, y siempre debí guardar el silencio de los ignorantes. Me harté de eso, me cansé, me puse mal, ¿okay? (2)

No voy a hacer aquí el relato minucioso de las pruebas realizadas, sino de las conclusiones obtenidas. Tan sólo diré que al principio no me aparté un ápice del método científico, y no obtuve más que fracasos: una y otra vez saqué o bien agua tibia y laxante o bien H2O como para pelar chanchos. Ni el control exhaustivo del tiempo de exposición al fuego, ni la verificación puntillosa de la cantidad de líquido empleado sirvieron para establecer pautas irrefutables.
Me re pudrí de Lavoisier y mandé todo eso al carajo. ¡Eureka!: cuando me dejé llevar por mi instinto santafesino (3) y pensé “Ya debe estar”…¡salió perfecta! Eso me llevó a cambiar el rumbo de la investigación.

Realicé 17.328 “retiros por corazonada” y en una sola oportunidad salió fría, pero esa no cuenta (4).
En ese momento pasaba una temporada en casa un íntimo amigo alemán, y de las 35 veces que lo intentó nunca sacó el agua como corresponde. Casi lloro: creí que una vez más el fracaso golpeaba a mi puerta, y eso que tengo un timbre precioso (5).
Pero no me amilané: unas semanas más tarde se alojó en mi casa-laboratorio un conocido Juez de San Isidro y tuvo éxito 743 veces al hilo.
Una idea comenzaba a tomar forma en mi cabeza (un extranjero no pudo, dos criollos sí) y para confirmarla invité a pasar el finde conmigo a un joven cordobés que atiende la rotisería del barrio.
Nuevamente obtuvimos un éxito rotundo: 118 retiros en el punto justo. Festejé como loco. Lamentablemente el chico no quiso quedarse un par de días más, pero yo ya había arribado a la conclusión que ahora les presento: los argentinos hemos desarrollado un gen que nos advierte el momento culminante sin necesidad de otros artilugios.

Años y años de sabiduría gaucha han logrado mutarnos genéticamente para conseguir el agua justa que nos permite preparar en forma exacta nuestra infusión predilecta; millones de fogones con rondas de mate y “Canción para mi muerte” de fondo, pudieron por fin mejorarnos racialmente para saber con absoluta certeza cuando es el momento de sacar la pava del fuego.
Hay como la sensación de un silbido que precede al temido hervor, pero es sólo eso, la sensación. El supuesto silbido no existe: lo que percibimos como tal es la señal que envía el gen al hipotálamo y éste, excitado, estimula a su vez los huesitos yunque y martillo del oído. El silbido, señores, corresponde al vientito que produce el martillo al ir a estrellarse contra el yunque, como si fuera un gozoso llamado que dice “Chicas, a tomar el maaate!” (6)

Para poder identificar el gen todavía me falta un poquito, pero continúo investigando y procuro cubrir todo el espectro de materos.
Es proverbial el apego que sienten los uruguayos por el mate. Sería muy provechoso si me pudiera traer unos días a casa a Osvaldo Laport y no parar hasta concluir todas las pruebas, aunque nos lleve mucho tiempo.



(1) Poné “Cómo sabré” en Google y aparecen esas maravillas (Nota del Autor)
(2) Se ha respetado el estilo visceral y aputosado del Profesor (Nota del Editor)
(3) Emanuel Ramírez es oriundo de Villa Cañás, como la Chiqui Legrand (N. del E.)
(4) El Profesor había olvidado encender el fuego. Cosas que pasan. (N. del E.)
(5) No podés ser tan puto (Nota de Sergio Muzzio)
(6) ¡¡¡Por Dios!!! (Nota de Dios)

15 comentarios:

xxx FroggieS xxx dijo...

Dígale a Ramírez que hay uruguayos y uruguayos (o uruguayas, pero a él eso no le importa), y si hace un estudio serio serio no va a llegar a nada.
O tengo genes orientales de la China o salí fallada mal, pero para darme cuenta del punto del agua pa'l maate....mire que estoy shena de virtudes, pero esa no!

Sergio dijo...

FROG: A Emanuel puede que no le interesen sus virtudes, pero quédese tranquila que se le notan. Y chino me quedé yo leyendo esa letra chiquita que le puso al último post: de bronca nomás no le comenté, pero ya va a ver...

Lulet dijo...

Bueno, en mi caso la saco del fuego cuando está por hervir.
Y si hirvió, chorro de agua fría.

:S

Besos, muchos.

Sergio dijo...

LULET: Ah, sí, qué piola que es usted. El objetivo es que no hierva, para eso el profesor se rompe bien el tujes.
Besos, cantidad necesaria.

AnTo.- dijo...

yo tenía la hipótesis de que cada uno tiene una conexión íntima con su pava. no me he dedicado a confirmar mi hipótesis, pero echo una ojeada cada vez que alguien prepara mate con pava ajena, y son puros fracasos. Por esto mismo, cuando alguien se hace el chancho rengo tratando de zafar de la preparación del mate, yo salto al grito de: el dueño de la pava!

Paréntesis dijo...

Uhh, q tema. En mi ritual, el agua esta lista después de que me hirvieron las 4/5 pavas de agua previas que puese al fuego. No falla.

Besos

laura b dijo...

Muzzio, pregúntele al Profesor qué yuyos le pone al mate.
¿O hiereve el agua y no lo toma? Me averigua que yo quiero de eso.
Gracias!
laura b

Ana dijo...

Ups! yo debo tener el gen fallado. cada vez que pongo la pava tengo dos opciones:
a) me quedo parada al lado de la hornalla hasta que esté; en ese caso me sale barbara (ok la teoria)
b) pongo el agua y me voy, con lo cual siempre me olvido y se me hierve (mal yo, lo sé)

besos

Sergio dijo...

ANTO: Es cierto, la pava debe ser manejada por su legítimo dueño.

PARENTESIS: Y...los rituales son así, medio derrochones. Beso!

LAURITA: Al Profesor le ha sucedido lo de calentar el agua y que otro le tome el mate, sí.
Ese es el motivo oculto de la investigación.

ANA: No me haga hacer juego de palabras con lo de "pava"...Besos!

Anónimo dijo...

Sergio: usted debería considerar el casi imperceptible inicio de temblor de la tapa de la pava, que luego dió paso a la silbadora. Es más, actualmente ya la silbadora plus, practicamente manda una suerte de "bichofeo" a modo de primer silbido para que uno sepa que con tres de esos se fue todo a la mierda...bah.

Sergio dijo...

ANONIMO: No sé qué me viene a decir a mí, si la investigación es de Ramírez. Es más con lo de "imperceptible inicio de temblor" me da la pauta de que se llevarían bárbaro. (Saludos!)

Fer dijo...

Por lo que viene hablando de este profe, me da la impresión que eso de que se rompe bien el tujes por la investigacion... mmmm. Roto parece que lo tiene, pero no de investigar...

AnTo.- dijo...

yo quiero que actualice!!! acaso está en huelga???
actualización! actualización!

Sergio dijo...

FER: No sé qué quiere sugerir...

ANTO: Es que actualicé, pero en el otro blog ("Otro taller..."). Éste se estaba llenando de cosas humorísticas y yo soy un escritor serio. ¡Beso! Y gracias por el "reclamo", muchas.

Marcelo Javier dijo...

profesor si observa el agua con atencion esta comienza a cambiar su densidad en el momento en que esta a la temperatura justa para el mate... se ven como reflejos en el agua como si le hubieran agregado nafta, esto permite saber la temperatura justa no solo en una pava si no tambien en cualquier otro recipiente que quiera calentarlo como una olla...