sábado, marzo 15, 2008

Tiembla Cochería Paraná

EN SARPOURENX, EN EL SUR DE FRANCIA Prohiben morirse por falta de tumbas.
Un alcalde vasco ilegalizó las muertes porque no hay lugar en el cementerio.
Prometió castigos.


Gérard Lalanne, el alcalde de Sarpourenx, un pequeño pueblo unos 260 habitantes en el departamento francés de los Pirineos Atlánticos, ha descubierto el secreto de la inmortalidad. El truco consiste en ilegalizar la muerte. El alcalde, de 70 años, sacó un bando en el que indica expresamente que todo vecino que no tenga comprado un espacio en el cementerio del pueblo no puede morir. Si lo hace puede ser "severamente sancionado".

Y es que, según ha explicado el 13 de febrero pasado cuando publicó la orden, en el cementerio local no hay sitio para más nichos. El problema se agravó ante la negativa del tribunal administrativo de Pau, capital del departamento, que se opone a la expropiación de un terreno privado contiguo de cinco mil metros cuadrados y que permitiría hacer el cementerio municipal más grande.

"No puedo enterrar a más gente. El primero que se muera, se lo mando a la persona responsable de que no amplíen el cementerio", afirmó a la televisión pública France 3.

De momento, al parecer, los vecinos acatan la inmortalidad por decreto. De hecho, en 2007, sólo falleció una persona. Los más pesimistas se consuelan diciendo que siempre les queda la incineración. "Una urna no ocupa mucho espacio", aclaraba unos de los vecinos. Con esta decisión, el alcalde copió a su homólogo de Cugnaux, que tuvo el mismo problema el año pasado y logró su objetivo: nadie murió. Simplemente será cuestión de vivir para verlo.




Gérard Lalanne a punto de firmar el decreto

10 comentarios:

Cucusita dijo...

Ya lo iba a decir yo antes de terminar de leer...la cremación (y no que te envadurnen en crema, sino que te incineren después de muerto, por supuesto).
Pero nada de urnas...que tiren las cenizas al viento montando alguna pantomima como para que quede como un acto profundo y de "respetar la voluntad del muerto", algo emotivo...no tirarlas como si fuera algo inservible o la tierrita que levantaó alguien de la alfombra de su casa.

Aguante Gérard !!! Estamos contigo !!!
NO TE MUERAS NUNCA !!!!!

Sergio M dijo...

Cuando empezó lo del transbordador espacial, hubo uno (creo que hasta patentó la idea) que dijo que te desparramaba las cenizas por el espacio. Se debe haber gastado unos buenos mangos...y viene Gérard y le arruina el negocio. Un tipo jodido, realmente.
p.d.: Nada que ver con los viajes a la estratósfera del otro zapato, aunque parece que le propuso a Gérard hacer algo juntos. Dice que están en la misma sintonía.

ana+) dijo...

Buenas, yo que llegaba toda descontracturada de las vacaciones y ud me viene con esto!
Ahora, la gran pregunta es: que le van a hacer al que se muera????????
jajajjaja, esa sí que es una amenaza tremenda, "va a ser severamente castigado".

besotes

Sergio M dijo...

Bueno, mi vieja me decía que si cruzaba la avenida sin mirar y me reventaba un camión, después no le fuera a llorar...Creo que lo votó a Lalanne.
Beso!

pal dijo...

pero cómo? no está permitido morirse y si que te cremen??? ah! no yo de puro democrática en cuanto sienta que me estoy muriendo me voy a ese pueblucho! ay! que protestar! eso no se puede quedar asíiiii... ni morirse se puede una...

Martin dijo...

En cuanto al titulo, ese comercio ya temblo y cayo hace muchos años!!!

Sergio M dijo...

PAL: ¿qué, usted piensa morirse? ¿y desobedecer a Gérard? Así anda este país...

MARTIN: Yo escuché que vendrá una Santa a salvarlo.

Tenga Fe, Martín...y su CV a mano...

YAYA dijo...

Antes el castigo post mortem era privativo de la religión. Cuando llegue la hora de expirar va a haber que tenerle miedo a Dios y al Alcalde.

GABRIELA dijo...

ahhh... miren que se censuran muchas cosas...pero morirse!!!
igual quiero que me cremen...y si estoy en la cuidad, que arrojen mis cenizas en el campo.
Y si estoy en el campo que tiren mis cenizas en la ciudad...
De jodida nomás!!!
besitos, don sergio...

Sergio M dijo...

YAYA: Lástima que Sueiro se fue a apagar la luz, si no le preguntábamos... Un gusto verlo por acá, joven. En cuanto me mude (y lo cuente) le caigo de visita y con las manos vacías.

GABRIELA: A la gente como usted los deudos le suelen confundir las últimas voluntades, y terminan dándole las cenizas a Keith Richards para que se las esnife.
Besitos, doña...