sábado, abril 10, 2010

Dudando de mi sexualidad

Yo creo a todos alguna vez nos pasa, me parece que todos dudamos alguna vez, que en algún momento nos planteamos cosas. Lo que varían son los desencadenantes de esas dudas, me parece.

A mí me sucede cuando estoy cerca de un hombre que trabaja, especialmente un mécanico, un plomero, algo que requiera el uso de herramientas.
En esas situaciones, yo dudo de mi sexualidad.

Yo estudié 7 años de primaria, 5 años de secundaria, unos cuantos de facultad; escribí un libro, leo mucho, más o menos me las rebusco en cualquier tema de conversación.
Pero así y todo jamás retuve lo que es la termocupla, ni el caño de media, ni el encofrado, y si me apurás no distingo la llave francesa de la pico de loro.

Y entonces me veo en situaciones delicadas.

Se da el caso, por ejemplo, de que el plomero me pide que le alcance algo, y el tipo da por sentado que yo sé de qué me está hablando, el tipo descuenta que lo sé porque se nota que he estudiado, porque hablo bien y encima llevo corbata, pero además y sobre todo...porque soy hombre.

El tipo asume que yo entiendo de termocuplas y por supuesto sé perfectamente qué verga viene siendo el chiclé de baja y obviamente no tendré problemas en alcanzarle la mecha de vidia de la dimensión apropiada (si los nombres no son correctos, sepan disculpar y no me atormenten: recuerden que estoy en pleno proceso de asumirme como mujer hecha y derecha).

El tipo, además, me ha hablado de fútbol y ha encontrado un eco propicio; ha mencionado a una vedette y los dos hemos coincidido. Él cree que está en presencia de un igual, de un hombre como él.

Da por sentado que el cortafierro y yo somos un ente inseparable, que el buscapolo es una extensión de mis dedos, que la amoladora no me guarda secretos. ¡Si los hombres adquirimos esas habilidades con los genes!

Y ahí, en esa verdad biológica de los genes (que el humilde trabajador no manifiesta pero que yo leo cristalinamente en su gesto confiado, en sus dedos hábiles, en su sonrisa cómplice), es donde me entran las dudas.
Ahí es donde pienso que algo salió mal durante mi gestación.

Porque a mí el cromosoma de la termocupla, definitivamente, nunca me llegó.

31 comentarios:

Gamar dijo...

No se haga problema hombre, que si hay alguien al que le cuesta tener conversaciones con la mayoría de los hombres es a mí. Y no tengo duda de mis gustos acaparadores por las mujeres.
En la mayoría de los casos, aunque entienda de que hablan, me aburren porque mentalmente estoy previendo el tema que van a sacar.
Ojo que la mayoría de las mujeres también me aburren, pero por lo menos me gusta tenerlas hablando conmigo.
Un abrazo.

Mariela alias leti dijo...

Cuando leí el título del post y empezó a hablar de mecánicos y plomeros interpreté otra cosa, pensé que los estaba mirando con cariño. Si la duda viene porque no tiene los conocimientos que "se supone" que un hombre debería tener, no se haga problema! Es como si yo por ser mujer debiera saber la diferencia entre romero y tomillo. No lo sé y tampoco me interesa.

Paul Maril dijo...

Acá el tema principal es si te gusta la poronga o no. El resto no define nada, man. Te lo digo de onda, la temocupla es un cosito que hace apagar al puto calefón justo en invierno.

Sergio Muzzio dijo...

Gamar: No, pero el suyo es un tipo de homosexualidad distinta al mío. A mí no es que me aburren, es que directamente no puedo entenderlo, me lo explican y lo olvido instantáneamente. Pero también, como a usted, me encantan las minas. Digamos que lo nuestro es un tipo de bisexualidad, Gamar, y quedamos re modernos, ¿qué le parece?

Sergio Muzzio dijo...

Mariela alias Leti: Era la intención, era la intención.

Pero usted (según esta clasificación que pienso defender y hasta patentar) viene siendo bisexual junto a mí y Gamar, y vamos a ser legión.
El que no tenga los cromosomas en regla, a la bisexualidad derecho.

Todo sea por la pureza de la raza, y por un uso cristiano de las termocuplas.

Besos desde mi parte masculina, hacia la suya femenina, obviamente .

Sergio Muzzio dijo...

Paul Maril: No, querido. No me vengas con simplificaciones cuando yo quiero enrroscarme. Ahora con los comentarios, ya estoy convencido de ser bisexual y pienso luchar por mis derechos y los de mis congéneres, por lo menos hasta el próximo post.

Rajá de acá, heterosexual del orto (esto último suena medio paradójico, ¿verdad?).

laura dijo...

El tema es si cuando los ves el culo te pide. si no es así, quedate tranquilo.
Maril es re hetero mal! sabe los q es la termocupla, ché, que no se te acerque mucho

Sergio Muzzio dijo...

Laura y Maril: Traten de evitar expresiones como "te gusta la poronga" y "el culo te pide". Antes estaba bien, pero en esta nueva etapa, hieren mi sensibilidad.

(Aunque "El culo te pide" no deja de parecerme maravillosa. Creo que fue Fabio Posca el que inventó lo de "culo con vértigo", una poema que se le escapó a Neruda)

Paul Maril dijo...

Dice un amigo: si tomás lechita con cereal, tenés el culo lleno de dudas. Ahí tenés otro método de detección. Vos fijate, yo me voy rápido a terminar el encofrado porque fragua enseguida.

Laura: No esperaba menos de ud.

Sergio Muzzio dijo...

Genial! Otro método es el ringtone del celular: si ponés Village People estás llenando la solicitud para entrar a Putolandia.

Laura, una ídola.

Ana dijo...

Uh! Ahora estoy en duda yo!!!
Porque yo sí entiendo de todo eso, de termocuplas, de llaves francesas, picos de loro, moladoras, pulidoras y hasta del chofi (sí le pongo apodo a las herramientas)
Pero tb adoro el tejido!

Que vengo a ser ahora???

Viejex dijo...

Iba a darle dur...no, espere, iba a ser muy crítico con usted por escribir "vidia" en lugar de "widia" pero su "pido gancho" de mariacastañuesla lo salvó justo antes del gong (espero que esto último lo haya entendido, si no es así me parece que su grado de aputosamiento ya es preocupante)

En fin, salud a la barra

Sergio Muzzio dijo...

Ana: Bisexual hasta las [órganos masculinos y/o femeninos varios]. Y seremos legión, ya lo dije.

Viejex: Igual, no tengo ni la menor idea de las medidas: un cuarto para mí es una forma fina de decir "una zapie".
Salú.

Muyugly dijo...

Muy inteligente lo suyo, compadre. Pero muy inteligente por partida doble, porque a excepcion (no tengo acentos, "enies" ni dieresis) del/la tal Paul Maril ese/a, los demas supieron mantener el nivel.
Yo, al igual que Viejex, iba derechito a criticarle por haber escrito mal el apellido de Don Widia, pero usted abrio el paraguas en el momento exacto.
Un abrazo en la distancia a todos.

Sergio Muzzio dijo...

Paul es la manzana podrida de este jonca. Siempre lo digo.

Paul Maril dijo...

Debe ser porque dije poronga. O culo. O puto calefón. Inaceptable.

Sergio Muzzio dijo...

¡Calefón! ¡Sos un ser despreciable, Maril!

Paul Maril dijo...

Puede ser, pero tengo acentos, diéresis y todo eso.

Gringo dijo...

puto!

Sergio Muzzio dijo...

Culiado!

Gringo dijo...

tu hermana!

Sergio Muzzio dijo...

Ahí tenés razón. Me rindo.

Silvia dijo...

Sergio, tu relato me lleva a la conclusión que estoy casada con un bisexual. Podré pedir anulación de matrimonio???. Muy bueno lo tuyo, me encanta. FELICITACIONES POR EL PREMIO!!!. Te mando un bso grande!

Anónimo dijo...

Yo también tengo 7 de primaria,5 de secundaria y 3 de facultad, soy bien mujer y me gustan los hombres (mucho) pero puedo hablar con un tipo de fútbol de igual a igual (aunque sea hincha de Racing), hacer comentarios favorables del culo de Evangelina Anderson y también puedo alcanzar herramientas, pintar muebles en casa y hasta arreglar una canilla... asaí q definitivamente... vos sos gay

Sergio Muzzio dijo...

Silvia, usted sabrá. Los bisexuales solemos tener varias ventajas, aunque ahora no se me ocurre ninguna.
Devuelvo besos y prometo más SI LLEGAN A ORGANIZAR ALGO!!

TodosGarcas dijo...

y yo que pensé que se decía "termocúpulas"... Todos los días se aprende algo nuevo, incluso de los putos... (es un chiste que quedaba oportuno con el blog, que nadie se ofenda por favor)
Lo de la "termocúpula" es cierto, recién me entero. Buen post!

richmza dijo...

Muy bueno el post, me reí mucho del comentario de las "termocúpulas". Creí que eso se daba en las secundarias, jaja!!!

En fin... no importa. Tu texto está genial!!! Yo tampoco me acuerdo de los nombres de todas las herramientas, pero bueno, mi pareja me ayudó a hacer un mueble gigante que lo hicimos en dos días. Aunque Ud. no lo crea.

Claro, yo fui a una escuela técnica y tenía carpintería, y todas esas chongueadas, pero no me gusta jugar al fútbol y probablemente te invitaría a tomar un café o algo.

Pero ya dije: no soy patrón de comparación. Yo dudo de mi sexualidad cuando las compañeras de mi facultad quieren violarme! JAJA

richmza dijo...

"El culo te pide"!!! JAJAJAJA!!! Sólo una cosa suena más villera: "El culo te pide rosca".

Bueno, si algún día tus apetitos literarios te piden vértigo en la cola, te espero por mi blog!! JEJEJE


R.-

Anónimo dijo...

¿He de asumirme como hombre "hecho y derecho" si yo, como mujer, conozco más de una de estas herramientas y partes? :-S Concuerdo con Paul Maril que esto no define nada...estaría bueno dejar de tener expectativas sobre qué se supone que un verdadero hombre o una verdadera mujer debería saber/hacer.
Cuando dijiste "a mí me sucede cuando estoy cerca de un hombre que trabaja con herramientas",pensé que te ponías medio cachondo...a mí me pasa cuando veo al chico que me gusta transpiradito y con un taladro, la pared se torna horizontal y le crecen cuatro patas! ;)

Cayena

Sergio Muzzio dijo...

RICHMZA: Pasá la dirección de la facu.

Sergio Muzzio dijo...

CAYENA: ¿No es demasiado un taladro? ¿Un destornillador mediano no tiene chance?