viernes, diciembre 01, 2006

Semblanzas

- Acá vengo a rendir yo, y viva Perón – dijo el alumno Casas sentándose, al tiempo que sacaba y dejaba sobre el pupitre una 45 reluciente.
- Y acá – dijo el profesor López Echandía poniendo un 38 recortado sobre su escritorio –, tomo examen yo. Y viva el cáncer.

La escena tenía lugar en un aula del colegio “General Paz” del barrio carenciado “Virgencita de Itatí”. La materia era Historia Argentina.

7 comentarios:

Ana dijo...

No si es como digo yo, la nueva ley de educación es lo más pedagógica que hay!!

Sergio dijo...

Salvo los nombres, es una historia que me contaron como real.
Se la perdió Leonardo Favio...

Fer dijo...

Y en eso, entró Oaky ostentando dos poderosas Smith & Wesson 44 Magnum al grito de "¡Lompo lalma!" y se pudrió todo.

Sergio dijo...

Fer: Esa fue la versión de Moyano...

Luz dijo...

Y en que acabó la historia?, rindió bien y no usó su 45 reluciente?, hubo fuego cruzado?,vamos, cuente el final!.

Sergio dijo...

No sé en qué terminará, porque todavía andamos a los tiros. Pregúnteme en un par de décadas, Luz.

El profe dijo...

¡Excelente anécdota! por supuesto que existen muchas versiones, pero queda ese extraño sabor (y tal vez falso) de que los muertos no temen a la muerte...